Ir al contenido principal

Diabetes Mellitus tipo 2: ¿Cómo individualizar y escoger el tratamiento?

INTRODUCCIÓN

La diabetes mellitus tipo 2 (DM2) es un problema de salud de primera magnitud. Se trata de una patología crónica con una prevalencia in crescendo asociada al incremento de la obesidad, al sedentarismo y al envejecimiento de la población. El tratamiento de la DM2, una vez establecida, está orientado a evitar el desarrollo de descompensaciones agudas y la prevención y control de las  complicaciones crónicas, que determinan la morbilidad y la mortalidad. La base de este tratamiento son las medidas higienicodietéticas y los fármacos hipoglucemiantes. Durante muchos años las únicas alternativas disponibles han sido la metformina, las sulfonilureas (SU) y la insulina. Posteriormente se incorporaron nuevos fármacos, como los inhibidores de las glucosidasas y las tiazolidindionas (TZD), y más recientemente otros fármacos que actúan en diferentes dianas terapéuticas como los agentes incretínicos, que incluyen los inhibidores de la dipeptidil peptidasa tipo IV (IDPP-4) y los análogos del péptido similar al glucagón tipo 1 (GLP-1), y los fármacos glucosúricos, inhibidores del cotransportador de la bomba de sodio/glucosa de tipo 2 (SGLT-2). En este post se realiza una aproximación a cómo individualizar y escoger el tratamiento más adecuado para el paciente con DM2. 

¿CÓMO INDIVIDUALIZAR Y ESCOGER EL TRATAMIENTO DEL PACIENTE CON DM2?

Adaptar los cuidados a las necesidades de cada paciente con DM2 permite una mayor eficacia y seguridad del tratamiento. Esto supone plantear objetivos de control de la glucemia realistas y seguros en cada paciente, adaptados a la edad, presencia de complicaciones, comorbilidades y duración de la enfermedad. Por ello, las distintas alternativas terapéuticas se deben establecer en base a la relación riesgo-beneficio potencial de cada opción terapéutica, en función de las características fisiopatológicas y evolutivas de la enfermedad, y en base a las preferencias y circunstancias personales y sociales de cada paciente en particular. Estos aspectos se reflejan en la nueva actualización de la ADA/EASD (2015), denominándose esta estrategia “visión centrada en el paciente”. El algoritmo de la ADA/EASD 2015 se resume en la figura 1.
Figura 1.- Algoritmo de la ADA/EASD 2015 para el tratamiento individualizado de la DM tipo 2.

La ADA en su última actualización de enero de 2016, sobre recomendaciones terapéuticas de la DM2 incluidas en el Standards of Medical Care (SMC), según las evidencias que se han ido acumulando, establece que el objetivo razonable de control de la DM2 en adultos no gestantes se encuentra en mantener una HbA1c por  debajo del 7% , siendo más estricto (inferior a 6,5) en individuos  seleccionados sin riesgo de hipoglucemia y habitualmente con una DM2 de reciente aparición, con bajo riesgo cardiovascular y sin morbilidad asociada. Un objetivo menos estricto  (HbA1c inferior a 8%) se debe establecer para pacientes con historia de hipoglucemias graves, esperanza de vida reducida, alteraciones microvasculares o macrovasculares avanzadas o comorbilidad asociada. Los objetivos glucémicos preprandiales se mantienen en 80-130 mg/dl y postprandial inferior a 180 mg/dl. 

La ADA recomienda realizar determinación es de HbA1c al menos dos veces al año en personas con DM2 con buen control glucémico o cada tres meses en aquellos pacientes en los que se hagan cambios en su tratamiento o no alcancen el objetivo terapéutico. 

La ADA hace hincapié en la importancia de reducir al mínimo el riesgo de hipoglucemia, así como el aumento de peso. Si tras tres meses de tratamiento con metformina en dosis máximas junto con cambios en el estilo de vida no se logra el objetivo de HbA1c menor del 7 %, está indicada la terapia dual. En el segundo escalón en biterapia se mantiene la metformina, pero se puede añadir en condición de igualdad cualquier otro fármaco hipoglucemiante oral o inyectable (Sulfunilurea, Tiazolidinediona, Inhibidor de la DPP4, Inhibidor de la SGLT-2, Agonistas del receptor de la GLP-1, Insulina), quedando la elección en manos del médico tras valorar la relación riesgo-beneficio. Como tercer escalón, si las metas de HbA1c no se alcanzan después de 3 meses, proponen añadir un tercer fármaco en función del tratamiento dual previo, dejando en el mismo nivel de elección la combinación preferida con o sin insulina. En este escalón, cualquier combinación de tres fármacos es posible, siempre que incluya metformina. Por otro lado, si la HbA1c es mayor del 9 %, se aconseja comenzar por una combinación de fármacos o insulina directamente. 

Existen algunos grupos de población con unas características especiales que requieren una adaptación más concreta de este esquema general: 

Anciano: El anciano con DM2 suele estar polimedicado, presentar múltiples comorbilidades como insuficiencia cardiaca o renal, deterioro cognitivo, limitaciones funcionales, problemas de movilidad, de los sentidos (ojos) y riesgo de enfermedad cerebrovascular, entre otros, lo que hace que requiera una evaluación cuidadosa por parte del médico y plantearse objetivos más laxos. Por ello, la elección del fármaco antihiperglucemiante debe tener en cuenta aspectos como la seguridad, especialmente bajo riesgo de hipoglucemia e interacciones entre distintos fármacos:
  • La metformina se recomienda como fármaco de primera elección, pudiéndose combinar con otros antidiabéticos orales e incluso la insulina.
  • Las SU deberían desecharse (sobre todo y en todos los casos, glibenclamida) en aquellos ancianos con riesgo de hipoglucemias. Como alternativa a las sulfunilurea, los inhibidores de la DPP4 podrían ser una opción, dado su perfil de seguridad. 
  • En caso de que el índice de masa corporal fuera superior a 35 kg/m2 la utilización de los agononista del receptor de la GLP-1 podría ser una alternativa en el segundo o tercer escalón terapéutico.
  • La tiazolidinediona podría considerarse como alternativa tras metformina en pacientes seleccionados sin riesgo de cáncer de vejiga, descompensación cardíaca o riesgo de osteoporosis. 
  • También se recomienda simplificar la medicación (una dosis diaria) para evitar la polifarmacia que empeoraría el cumplimiento. 
Obesidad: En las personas con diabetes que además presenten sobrepeso u obesidad se deben evitar los fármacos que producen aumento de peso, como pioglitazona, sulfunilurea, metilglinidas e insulina. En este caso, al fármaco de elección inicial, metformina, se podría añadir el uso de inhibidores de la DPP-4 o agoniostas de la GLP-1 por sus beneficios sobre el peso. 

Insuficiencia renal: En pacientes con FG <30 ml/min dado que existe contraindicación para la utilización de metformina, sulfunilurea, inhihidores SGLT2 y agonistas del receptor de la GLP-1, el fármaco preferible sería un iDPP4 (con o sin ajuste de dosis). El mayor riesgo de hipoglucemias y la necesidad de 3 tomas diarias de repaglinida hace preferible el inhibidore de la DPP4. Pioglitazona presenta un perfil de seguridad peor, por lo que se considera de segunda línea. Como tercer fármaco es preferible la insulina.

En nuestro medio el Centro Andaluz de Documentación e Información de Medicamentos (CADIME) ha elaborado el algoritmo que se muestra en la figura 2


CARACTERÍSTICAS DE LOS FÁRMACOS HIPOGLUCEMIANTES 

En la tabla 1 se resumen las características principales de los fármacos hipoglucemianates

Fármaco
HgbA1c
Peso
Función renal
Hipoglucemia
Otras
características
Coste
Metformina
ââ

â=
Hasta FG 30-45
No
Disminuye eventos cardiovasculares.
Efectos adversos gastrointestinales.
Iniciar con dosis bajas.
Contraindicada en insuficiencia hepatica.
Bajo
Sulfonilureas
(Glicazida, glimepirida)
ââ

á
Hasta FG 30-45 glicazida. Resto FG > 60
Si

No se ha podido establecer la seguridad cardiovascular.
Disminuye riesgo microvascular.
Bajo
Metiglinida
(Repaglinida)
ââ

á
No precisa ajuste
Si
Útiles en caso de horarios irregulares en las comidas.
Reducen la hiperglucemia postprandial
Bajo
Inhibidores de las alfa-glucosidasas. 
â

=
Hasta FG 30
No
Reducen la hiperglucemia postprandial.
Efectos secundarios gastrointestinales.
Moderado
Tiazolidinediona (Pioglitazona)
ââ

á
Hasta FG 30
No
Disminuye los triglicéridos y aumenta el colesterol HDL.
Edemas, cáncer de vejiga, fracturas, ICC
Elevado
Inhibidores de la dipeptidilpeptidasa 4 (IDPP-4).
ââ

=
1/2 de dosis si FG <50 hasta FG 15 salvo linagliptina
No
Efectos secundarios: infecciones leves de las vías respiratorias altas
Elevado
Agonistas del péptido similar a glucagón (a-GLP1).
ââ

â
Hasta FG 30
No
Al principio del tratamiento pueden producir náuseas. Fármacos inyectables.
Elevado
Inhibidores del cotransportador de la bomba de sodio/glucosa de tipo 2 (SGLT-2).
ââ

â
FG > 60
No
Bajan las cifras de TA.
Efectos secundarios: infecciones urinarias y genitales, cetoacidosis, disminución masa ósea.

Elevado
Insulina
âââ

á
Puede precisar ajustar dosis
Si
Disminuyen riesgo enfermedad microvascular
Elevado

Tabla 1.- Características principales de los fármacos hipoglucemiantes.

BIBLIOGRAFÍA

  1. American Association of Clinical Endocrinologists and American College Of Endocrinology – Clinical Practice Guidelines for Developing. A Diabetes Mellitus Comprehensive Care Plan – 2015. Endocrine Practice. 2015; 21 (Suppl 1).  Disponible en: https://drive.google.com/folderview?id=0B7lCk8k7cTECa2d5cjh0TUxwcUE&usp=sharing
  2. Management of Hyperglycemia in Type 2 Diabetes, 2015: A Patient Centered Approach Update to a Position Statement of the American Diabetes Association and the European Association for the Study of Diabetes. Diabetes Care 2015;38:140–149 | DOI: 10.2337/dc14-2441. Disponible en: https://drive.google.com/folderview?id=0B7lCk8k7cTECa2d5cjh0TUxwcUE&usp=sharing
  3. American Diabetes Association. Standards of Medical Care in Diabetesd 2016. Diabetes Care. 2016; 39, Supplement 1. Disponible en: https://drive.google.com/folderview?id=0B7lCk8k7cTECa2d5cjh0TUxwcUE&usp=sharing

Comentarios

  1. ¿Por qué seguir la ruta de EE.UU. cuando sólo parecen expertos en consejos condenados al fracaso? El que a estas alturas de la película sigan recomendando lácteos desnatados no es prueba de competencia (más reciente respecto a la diabetes). ¿Por qué no están incluidos en los comités los que en realidad obtienen resultados?

    ¿No sería más inteligente fijarse en qué cambio en la sueca podría estar detrás de la reducción de tasas de obesidad?

    Gannon & Nuttall con menor a 150g-CHO/día sobre diabéticos (low carb), mejora sin reducción de peso. Resto de estudios favorables.

    ResponderEliminar
  2. Es impresionante este blog. La atencion en salud deja tanta ansiedad, tanta incertidumbre, sobre todo con ciertas patologias, que esta informacion tan bien organizada es un apoyo muy grande.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Este es un blog dirigido a profesionales sanitarios. Los comentarios están sujetos a moderación por el autor antes de su publicación, no admitiéndose publicidad, comentarios no profesionales, no fundamentados científicamente, ni aquellos que resulte inapropiados u ofensivos, etc. Tampoco, en ningún caso a través del blog o correo electrónico, se atenderán casos clínicos particulares ni se dará información personalizada. Si algún paciente desea ser atendido en consulta puede solicitar cita en el teléfono indicado para tal fin.

Post más populares

Eczema dishidrótico e hiperhidrosis

RESUMEN
El eczema dishidrótico es una dermatitis crónica, relativamente frecuente que afecta a las manos y a los pies. Se caracteriza por la aparición de vesículas de 1 a 2 mm, recurrentes y crónicas, en palmas, plantas, y caras laterales de los dedos, acompañadas o incluso precedidas de prurito.  Su etiología es desconocida, sospechándose que interviene la propia sudoración sobre un fondo atópico. También se la denomina dermatitis eczematosa dishidrótica, eczema paráptico o pómpholix, soliendose reservar el términos pómpholix para el subgrupo de pacientes que presentan erupciones agudas de grandes bullas en manos y pies.
La historia clínica y la exploración física suelen ser suficiente para establecer el diagnostico, caracterizándose por presentar las lesiones descritas y seguir un curso cíclico, alternando recurrencias con remisiones, que a menudo se resuelve sin tratamiento.
Algunos pacientes deberán ser tratados para disminuir la duración de las lesiones y prevenir las recurrenci…

Valoración del paciente con adenopatías

INTRODUCCIÓN
Se entiende por adenopatías, linfadenomegalias o linfadenopatías el aumento de tamaño o la alteración de la consistencia de los ganglios linfáticos. De acuerdo al tamaño se define como adenopatía aquellos ganglios linfáticos mayores de 1 cm. de diámetro, a excepción de los que se presenta a nivel inguinal y epitroclear, donde se consideran patológicos aquellos mayores de 1,5 cm. y 0,5 cm. de diámetro respectivamente, y también a nivel supraclavicular, que se consideran patológicos independientemente del tamaño. En cualquier otra localización corporal se pueden palpar ganglios más pequeños de 0,5 cm sin significado patológico. Sin embargo no solo el tamaño define un ganglio como patológico ya que otras características semiológicas deben ser valoradas, tales como consistencia, adherencia o no a los diferentes planos, sensibilidad.

ETIOLOGÍA
La palpación de ganglios aumentados de tamaño es un hecho frecuente en el ámbito de Atención Primaria, siendo a veces el propio paciente…

Poliglobulias: Aspectos prácticos para el médico de familia

INTRODUCCIÓN
La policitemia o poliglobulia se define como un aumento en la masa eritrocitaria. Se caracteriza  por un incremento del número de hematíes y/o de la cantidad de hemoglobina por unidad de volumen de sangre. El parámetro hematológico mas apropiado para su valoración es el hematocrito, debiéndose sospechar poliglobulia cuando este se sitúa de forma mantenida dos desviaciones estándar por encima de la media normal: 52% en varones y al 48% en mujeres. En caso de utilizarse la hemoglobina se debe sospechar poliglobulia cuando la hemoglobina es mayor de 18,5 g/dl en varones y de 16,5 g/dl en mujeres.



CLASIFICACIÓN Y ETIOLOGÍA
Es importante diferenciar si la poliglobulia es absoluta, con un aumento real de la masa eritrocitaria, o relativa, en la que hay un incremento de la concentración de hematíes por una pérdida del volumen plasmático, pero la masa eritrocitaria es normal.

Poliglobulia relativa o ficticia 
Es la poliglobulia que se produce por disminución del volumen plasmático,…