Ir al contenido principal

Evaluación del paciente con elevación de la lactato deshidrogenasa (LDH)

INTRODUCCIÓN

La lactato deshidrogenasa (LDH) es una enzima citoplasmática presente en las células de múltiples tejidos, liberándose en el plasma cuando existe una lesión tisular. Es muy poco específica de órgano, pero puede ser útil con el fin de detectar o establecer el pronóstico de determinados problemas de salud. Los valores normales habituales, expresados en unidades internacionales por litro, están comprendidos entre 100 y 240 UI/l, aunque hay siempre que referirse a los valores de refencia del laboratorio. Se pueden observar variaciones de las concentraciones de LDH: circadiana, durante el ciclo menstrual y según la edad; no obstante, estas fluctuaciones no afectan a la interpretación de los resultados.

La LDH incluye cinco isoenzimas que se pueden diferenciar mediante electroforesis o cromatografía en función de su velocidad de migración. La distribución de las isoenzimas de la LDH  en los tejidos se muestra en la tabla 1. La determinación de las concentraciones de la isoenzima es posible, pero no se efectúa habitualmente en Atención Primaria.

Tabla 1.- Distribución de las isoenzimas de la lactato deshidrogenasa (LDH) en los tejidos.

  • LDH 1: 22 a 36% de la actividad total (presente en miocardio y en eritrocitos)
  • LDH 2: 35 a 46% de la actividad total (en miocardio y en eritrocitos)
  • LDH 3: 13 a 26% (en tejido pulmonar)
  • LDH 4: 3 a 10% (en músculo estriado y en hígado)
  • LDH 5: 2 a 9% (en músculo estriado y básicamente en hígado) 

ORIENTACIÓN DIAGNÓSTICA ANTE UNA LDH ELEVADA

La actitud ante una elevación de los niveles plasmáticos de LDH comprende tres etapas sucesivas: descartar una hemólisis durante la extracción sanguínea, considerar un proceso de lisis celular y descartar un origen neoplásico.

Descartar hemólisis durante la extracción de la muestra de sangre.

Al estar la LDH ampliamente presente en todas las células sanguíneas circulantes, la hemólisis (debida a la extracción de la muestra) puede provocar una falsa elevación de las concentraciones de LDH. Por lo tanto, es preciso pensar en ello y descartarla antes de continuar con cualquier procedimiento diagnóstico.

Descartar un proceso de lisis celular

En estos casos, la determinación de LDH no permite por sí sola establecer el diagnóstico etiológico. La orientación diagnóstica se establecerá mediante la anamnesis y exploración clínica orienyada, y se completará mediante realización de estudios complementarios.

  • Anemias hemolíticas. La astenia con palidez, taquicardia, dolor lumbar y hemoglobinuria puede orientar clínicamente hacia una hemólisis. Las exploraciones se completan con un hemograma completo, reticulocitos, determinación de haptoglobina y bilirrubina no conjugada, así como mediante un frotis sanguíneo. En caso de una hemólisis comprobada, la determinación de la LDH también puede resultar útil para el seguimiento. En los pacientes con anemia de células falciformes, la determinación fácil y rápida de las concentraciones de LDH resulta muy útil en la práctica clínica para diagnosticar un acceso vasooclusivo y evaluar su intensidad, así como para confirmar su resolución. Por otra parte, su elevación después de una transfusión debe  hacer temer un accidente hemolítico transfusional.
  • Origen cardíaco. Las concentraciones de LDH pueden estar elevadas en la isquemia miocárdica causada por los síndromes coronarios y las miocarditis. Por lo tanto, ante una LDH elevada se deberá indagar sobre la presencia de factores de riesgo cardiovascular (edad, hipertensión arterial, dislipidemia, diabetes, obesidad, tabaquismo, herencia) y la presencia de dolor torácico es indicativa para la realización de un electrocardiograma (ECG) y la determinación de las enzimas miocárdicas (troponina y creatina fosfocinasa (CPK)). La elevación de las concentraciones de estas enzimas es más específica y más precoz que la de las concentraciones de LDH, ya que esta no se encuentra elevada hasta después de un período de 10-12 horas tras el infarto de miocardio. Ello hace que no sea una enzima útil en el diagnóstico precoz. Su elevación presenta un pico a las 72 horas y persiste hasta 14 días, lo que tampoco permite el seguimiento de la resolución del episodio. Aparte de los síndromes coronarios, hay que señalar que los traumatismos cardíacos o las cardioversiones eléctricas también pueden originar un aumento de la LDH.
  • Origen muscular. Diferentes situaciones relacionadas con lisis de las células musculares (rabdomiólisis) pueden ser responsable de la elevación de los niveles de LDH: mantenerse de forma prolongada en el suelo tras una caída, traumatismo, inyección intramuscular, administración de un fármaco con toxicidad muscular, como las estatinas, enfermedad muscular congénita (distrofia muscular de Duchenne) o inflamatoria (como polimiositis o dermatomiositis). En estos casos, la elevación de las concentraciones de LDH suele ir acompañada de la elevación conjunta de las concentraciones de CPK, aspartato aminotransferasa (ASAT) y, en ocasiones, aldolasa.
  • Origen hepático. El antecedente de un viaje a zonas de riesgo, de signos digestivos o de administración de un fármaco, junto con la elevación de los niveles de LDH puede guiar al clínico hacia una hepatitis aguda. En ese caso, el estudio incluye la determinación de las enzimas hepatobiliares (GOT, GPT, GGT, fosfatasa alcalina, bilirrubina total y libre, así como el tiempo de protrombina y la albúmina. El estudio etológico se lleva a cabo en función de la situación clínica. Algunas enfermedades hepáticas crónicas (cirrosis, metástasis hepáticas, etc.) también pueden acompañarse de la elevación de la LDH.
  • Origen pulmonar. El embolismo pulmonar puede cursar con elevación de la LDH. En caso de sospecha diagnóstica, el contexto, los datos del ECG y los gases en sangre deben orientar al clínico hacia la realización de una prueba de imagen pulmonar. Algunas enfermedades y neoplasias pulmonares también pueden acompañarse del aumento de las concentraciones de LDH. En la fibrosis pulmonar idiopática, los factores de mal pronóstico de exacerbación respiratoria aguda incluyen las concentraciones de LDH. También, se ha propuesto que una concentración sanguínea elevada de LDH (particularmente de la isoenzima LDH3) puede constituir un medio sencillo de detección de la tuberculosis en las poblaciones de riesgo que no tienen acceso a las pruebas microbiológicas. Además, en pacientes afectados por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), concentraciones plasmáticas más elevadas de LDH podrían ir más a favor de una infección pulmonar de origen tuberculoso que de otra micobacteria.
  • Origen renal. El infarto renal, acompañado de dolor lumbar y hematuria, provoca la elevación de la LDH.
  • Origen digestivo. El infarto mesentérico también cursa con un aumento de las concentraciones de LDH. La semiología puede estar disociada y varía según la etiología (cardioembolígena, ateromatosa, venosa o no oclusiva). La angiotomografía computarizada (angio-TC) abdominal puede ayudar a establecer el diagnóstico. También es posible observar el aumento de los niveles de CPK, amilasa o enzimas hepáticas o una acidosis con hiperlactatemia. Por último, la pancreatitis aguda también se acompaña de elevación de las concentraciones de LDH, que penaliza el cálculo de la puntuación de pronóstico de Ranson cuando es superior a 1,5 veces el valor normal.
  • Origen infeccioso. Los niveles de LDH se elevan a menudo durante las sepsis. Podrían constituir un marcador de gravedad en infecciones tan banales como graves.

Descartar un origen neoplásico

La proliferación celular neoplásica se acompaña de un aumento de la muerte celular, lo que provoca la liberación de LDH. Las concentraciones de LDH pueden constituir, de este modo, un reflejo de la masa tumoral. La LDH aumenta en todas las enfermedades hematológicas proliferativas (linfomas, leucemias, mieloma, etc) y en muchos cánceres sólidos, como algunos tipos de cáncer de testículo, siendo recomendada su determinación conjunta con AFP y Beta-HCG en su diagnóstico y seguimiento, cáncer de ovario, sarcoma de Ewing, melanoma, neuroblastoma, etc. Aunque la elevación tiene un valor clínico limitado, por la elevada tasa de falsos positivos, en caso de duda puede ser necesario practicar una prueba de imagen corporal total o, incluso, una gammagrafía con fluorodesoxiglucosa marcada (PET-TAC).

También en oncología, la determinación de las concentraciones de LDH tiene interés de cara al pronóstico o ser útil en el seguimiento de determinadas neoplasias. En el cáncer colorrectal varios índices pronósticos incorporan las concentraciones de LDH, que constituye, por lo tanto, un biomarcador del mismo tipo que el antígeno carcinoembrionario.  Las concentraciones de LDH también pueden guiar la utilización de las inmunoterapias, como el bevacizumab en el tratamiento de cáncer colorrectal metastásico, ya que, en un estudio reciente, se destaca que los pacientes con las concentraciones de LDH más altas son aquellos que se benefician en mayor medida de este tratamiento en términos de calidad de vida. También en el melanoma metastásico los niveles de  LDH guían el beneficio a largo plazo de la utilización de la inmunoterapia.

Por último, la LDH también se ha convertido en un tema de actualidad en oncología, ya que se están desarrollando terapias dirigidas a la inhibición de la actividad de la LDH, en las que el crecimiento del tumor, desprovisto así de energía, puede retrasarse en gran medida.

La tabla 2 resume las principales enfermedades que cursan con incremento de la LDH

Tabla 2. Enfermedades que cursan con elevación del lactato deshidrogenasa.

  • Anemias hemolíticas:  Anemia de células falciformes, hemoglobinuria paroxística nocturna, anemias microangiopáticas, síndrome hemolítico urémico, postransfusión sanguínea.
  • Trastornos cardíacos: Infarto agudo de miocardio, miocarditis, traumatismo cardíaco, cardioversión eléctrica.
  • Trastornos musculares: Distrofias musculares, trauma muscular, miopatías metabólicas e inflamatorias.
  • Neoplasias Linfomas no Hodgkin, linfoma de Burkitt, carcinoma nasofaríngeo, disgerminoma, tumores germinales mixtos (disgerminomas), sarcoma retroperitoneal, cáncer de próstata, osteosarcoma, sarcoma de Ewing, melanoma cutáneo.
  • Leucemias: Leucemia linfoblástica aguda, L. linfocítica crónica, L. mielomonocítica crónica. En la leucemia mieloide crónica y en el mieloma múltiple, la determinación de las concentraciones de LDH, reflejo de la masa tumoral, forma parte de los factores de pronóstico clásico.
  • Otros trastornos hematológicos: Púrpura trombocitopénica trombótica, anemia megaloblástica, anemia diseritropoyética congénita
  • Enfermedades infecciosas: Mononucleosis infecciosa, neumonía por Pneumocystis jiroveci, histoplasmosis, malaria aguda, infección invasiva por Trichinella spiralis, enfermedad de los legionarios (Legionella pneumophila), síndrome pulmonar por hantavirus y SARS por coronavirus, influenza A estacional e influenza A aviaria (H5N1)
  • Trastornos neumológicos: Sarcoidosis pulmonar, tromboembolismo pulmonar, empiema complicado.
  • Cuadros inflamatorios Artritis reumatoidea juvenil complicada, trastornos reumáticos agudos.
  • Hepatopatías: Hepatitis virica, insuficiencia hepática, cirrosis hepática, hepatitis isquemica.
  • Trastornos gastrointestinales: Pancreatitis aguda, obstrucción intestinal.
  • Trastornos renales: Isquemia
  • Miscelánea Hipotiroidismo, crisis convulsivas, choque, inducida por drogas (anestésicos, analgésicos narcóticos, procainamida, etanol).



BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA


  1. Augoff K, Hryniewicz-Jankowska A, Tabola R. Lactate dehydrogenase 5: an old friend and a new hope in the war on cancer. CancerLett 2015;358:1–7.
  2. Bar J, Spencer S, Morgan S, Brooks L, Cunningham D, Robertson J, et al. Correlation of lactate dehydrogenase isoenzyme profile with outcome in patients with advanced colorectal cancer treated with chemotherapy and bevacizumab or cediranib: retrospective analysis of the HORIZON I study. Clin Colorectal Cancer 2014;13: 46–53.
  3. Dos Santos RP, Scheid KL, Goldani LZ. Laboratory features for presumptive diagnosis of disseminated tuberculosis in HIV-infected patients. Int J Tuberc Lung Dis 2008;12:1340–3.
  4. Faloppi L, Scartozzi M, Bianconi M, Svegliati Baroni G, Toniutto P, Giampieri R, et al. The role of LDH serum levels in predicting global outcome in HCC patients treated with sorafenib: implications for clinical management. BMC Cancer 2014; 14:110.
  5. Fiume L, Manerba M, Vettraino M, Di Stefano G.Inhibition oflactate dehydrogenase activity as an approach to cancer therapy. Future Med Chem 2014;6:429–45.
  6. Granchi C, Paterni I, Rani R, Minutolo F. Small-molecule inhibitors of human LDH5. Future Med Chem 2013;5: 1967–91.
  7. Kelderman S, Heemskerk B, Van Tinteren H, Van den Brom RR, Hospers GA, Van den Eertwegh AJ, et al. Lactate dehydrogenase as a selection criterion for ipilimumab treatment in metastatic melanoma. Cancer Immunol Immunother 2014;63: 449–58.
  8. Kishaba T, Tamaki H, Shimaoka Y, Fukuyama H, Yamashiro S. Staging of acute exacerbation in patients with idiopathic pulmonary fibrosis. Lung 2014;192:141–9.
  9. Liu X, Yang Z, Chen Z, Chen R, Zhao D, Zhou Y, et al. Effects of the suppression of lactate dehydrogenase A on the growth and invasión of human gastric cancer cells. Oncol Rep 2015;33:157–62. 
  10. Najim OA, Hassan MK. Lactate dehydrogenase and severity of pain in children with sickle cell disease. Acta Haematol 2011;126: 157–62.
  11. Najmi K, Khosravi A, Seifi S, Emami H, Chaibakhsh S, Radmand G, et al. Clinicopathologic and survival characteristics of malignant pleural mesothelioma registered in hospital cancer registry. Tanaffos 2014;13:6–12.
  12. Palumbo A, Avet-Loiseau H, Oliva S, Lokhorst HM, Goldschmidt H, Rosinol L, et al. Revised international staging system for multiple myeloma: a report from international myeloma working group. J Clin Oncol 2015;33:2863–9.
  13. Passardi A, Scarpi E, Tamberi S, Cavanna L, Tassinari D, Fontana A, et al.Impact of pre-treatment lactate dehydrogenase levels on prognosis and bevacizumab efficacy in patients with metastatic colorrectal cancer. PLoS One 2015;10:e0134732.
  14. Sevinc A, Sari R, Fadillioglu E. The utility of lactate dehydrogenase isoenzyme pattern in the diagnostic evaluation of malignant and nonmalignant ascites. J Natl Med Assoc 2005;97: 79–84.
  15. Sharma PR, Jain S, Bamezai RN, Tiwari PK. Utility of serum LDH isoforms in the assessment of Mycobacterium tuberculosis induced pathology in TB patients of Sahariya tribe. Indian J Clin Biochem 2010;25:57–63.
  16. Sirikutt P, Kalayanarooj S. Serum lactate and lactate dehydrogenase as parametersfor the prediction of dengue severity. J Med Assoc Thai 2014;97(Suppl. 6):S220–31.
  17. Valdés L, San-José E, Ferreiro L, Golpe A, González-Barcala FJ, Toubes ME, et al. Predicting malignant and tuberculous pleural effusions through demographics and pleural fluid analysis of patients. Clin Respir J 2015;9:203–13.



Comentarios

  1. Estimado Ricardo,

    Le agradecería si me pudiera aclarar lo siguiente:

    Puede la caída accidental del tubo de recogida de la muestra tras la extracción alterar al alza la medición del valor LDH?

    Muchas gracias,

    Miguel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel

      Si. Una agitación brusca del tubo de recogida de la muestra podría provocar hemóisis y elevar la LDH
      Un saludo

      Eliminar

Publicar un comentario

Este es un blog dirigido a profesionales sanitarios. Los comentarios están sujetos a moderación por el autor antes de su publicación, no admitiéndose publicidad, comentarios no profesionales, no fundamentados científicamente, ni aquellos que resulte inapropiados u ofensivos, etc. Tampoco, en ningún caso a través del blog o correo electrónico, se atenderán casos clínicos particulares ni se dará información personalizada. Si algún paciente desea ser atendido en consulta puede solicitar cita en el teléfono indicado para tal fin.

Post más populares

Eczema dishidrótico e hiperhidrosis

RESUMEN
El eczema dishidrótico es una dermatitis crónica, relativamente frecuente que afecta a las manos y a los pies. Se caracteriza por la aparición de vesículas de 1 a 2 mm, recurrentes y crónicas, en palmas, plantas, y caras laterales de los dedos, acompañadas o incluso precedidas de prurito.  Su etiología es desconocida, sospechándose que interviene la propia sudoración sobre un fondo atópico. También se la denomina dermatitis eczematosa dishidrótica, eczema paráptico o pómpholix, soliendose reservar el términos pómpholix para el subgrupo de pacientes que presentan erupciones agudas de grandes bullas en manos y pies.
La historia clínica y la exploración física suelen ser suficiente para establecer el diagnostico, caracterizándose por presentar las lesiones descritas y seguir un curso cíclico, alternando recurrencias con remisiones, que a menudo se resuelve sin tratamiento.
Algunos pacientes deberán ser tratados para disminuir la duración de las lesiones y prevenir las recurrenci…

Úlceras de la boca

RESUMEN
Las úlceras de la cavidad oral son trastornos frecuentes producidos por una pérdida de solución de continuidad del epitelio de la mucosa oral, acompañado de una pérdida variable del tejido conectivo subyacente, que puede acompañarse de  edema y / o la proliferación de los tejidos circundantes lo que puede conferir a la úlcera un aspecto crateriforme.
En la mayoría de los casos las úlceras orales son transitorias y se resuelven espontáneamente.  Sin embargo, algunas son motivo de consulta médica.  Su diagnóstico, en la mayoría de los casos, se basa en una correcta historia clínica y en el examen físico. Sin embargo, ante la sospecha de neoplasia,  pacientes inmunodeprimidos, (por ejemplo, infección por el VIH, pacientes en tratamiento con quimioterapia, malnutridos, etc.) y ante úlceras crónicas será  necesario realizar una evaluación más amplia.
CLASIFICACIÓN
En función de su duración, las úlceras se clasifican en agudas, se resuelven en menos de 2 semanas y crónicas, aquellas…

Pitiriasis Rosada de Gibert

La pitiriasis rosada de Gibert (PR) es una enfermedad inflamatoria de la piel de etiología desconocida, aunque se sospecha que pueda ser de etiología infecciosa, más frecuente en mujeres y que se presenta como una enfermedad aguda, autolimitada, caracterizada por la aparición de una erupción inflamatoria, inicialmente una sola lesión más grande, la placa heráldica, seguida por pequeñas lesiones ovales papuloescamosas.
Epidemiologia
Se estima que la incidencia de la pitiriasis rosada es de alrededor de 170 por 100.000, con una prevalencia del 0,6% en personas de 10 a 29 años.  Aunque se ha descritos en todas las edades, desde niños hasta ancianos, el 75% de los casos se presentan en pacientes de 10 a 35 años. Es un 50% más común en las mujeres que en los hombres. Las recurrencias son poco frecuentes, aproximadamente en el 2,8% de los casos, la mayoría de los casos pacientes inmunodeprimidos.  Se han descrito casos coincidentes en el mismo domicilio.
Etiología
La causa de la pitiriasis…

Dermatitis seborreica

La dermatitis seborreica es una enfermedad inflamatoria frecuente de la piel, que causa eritema, escamas, costras y caspa, afectando al cuero cabelludo, pliegues nasolabiales y retroauriculares, entrecejo y  región interescapular y  preesternal del torax. 
EPIDEMIOLOGÍA
La dermatitis seborreica es un trastorno común, con una prevalencia de aproximadamente 1-2% en la población general, ligeramente más frecuente en hombres que en mujeres y mas frecuente en la raza negra. Existen tres picos de mayor prevalencia: en la infancia (los primeros tres meses de vida, siendo la manifestación mas frecuente la costra láctea) y en la edad adulta, tras la pubertad, y desde la cuarta a séptima década de la vida.
ETIOLOGÍA
La etiología de la dermatitis seborreica es desconocida. Vario factores se involucran en su etiología: factores genéticos, emocionales, atópicos, neurológicos, bacterianos, hormonales, alimentarios, medicamentosos, estrés y alcoholismo.
Los cambios hormonales, la influencia androgé…

Poliglobulias: Aspectos prácticos para el médico de familia

INTRODUCCIÓN
La policitemia o poliglobulia se define como un aumento en la masa eritrocitaria. Se caracteriza  por un incremento del número de hematíes y/o de la cantidad de hemoglobina por unidad de volumen de sangre. El parámetro hematológico mas apropiado para su valoración es el hematocrito, debiéndose sospechar poliglobulia cuando este se sitúa de forma mantenida dos desviaciones estándar por encima de la media normal: 52% en varones y al 48% en mujeres. En caso de utilizarse la hemoglobina se debe sospechar poliglobulia cuando la hemoglobina es mayor de 18,5 g/dl en varones y de 16,5 g/dl en mujeres.



CLASIFICACIÓN Y ETIOLOGÍA
Es importante diferenciar si la poliglobulia es absoluta, con un aumento real de la masa eritrocitaria, o relativa, en la que hay un incremento de la concentración de hematíes por una pérdida del volumen plasmático, pero la masa eritrocitaria es normal.

Poliglobulia relativa o ficticia 
Es la poliglobulia que se produce por disminución del volumen plasmático,…