Ir al contenido principal

Tratamiento del síndrome del intestino irritable

Resumen

El objetivo principal del tratamiento del síndrome del intestino irritable es disminuir la severidad de los síntomas y mejorar la calidad de vida. Sin embargo, la cantidad de factores implicados en su etiología  y la gran variedad de síntomas, así como el porcentaje tan alto de respuestas con placebo, que oscila entre el 20-80%, hacen difícil evaluar la eficacia de las diferentes opciones terapéuticas.

Las exploraciones complementarias conducentes al diagnóstico y el tratamiento deben individualizarse en cada paciente en función de los síntomas que presente y la severidad de los mismos. Si estos son leves, y no repercuten en la vida diaria, suelen ser suficientes medidas generales, consistentes en cambios en la dieta y en el estilo de vida. Si los síntomas son moderados, aunque sean intermitentes, pueden requerir tratamiento farmacológico y en algunos casos tratamiento psicológico. Finalmente, una pequeña proporción de pacientes presentan síntomas severos y refractarios al tratamiento; asociados generalmente con trastornos psicosociales, como depresión, antecedentes de abusos físicos, psicológicos o sexuales. Estos pacientes deben ser derivados a especialistas, pero manteniendo el contacto con el médico de familia para psicoterapia de apoyo en sus visitas regulares.

Pueden consultarse distintos algoritmos terapéuticos en función del síntoma predominante en la en la Guía de práctica clínica sobre el síndrome del intestino irritable, elaborada por el  Centro Cochrane Iberoamericano.

Relación médico paciente

Una buena relación medico paciente es esencial para el manejo adecuado del síndrome del intestino irritables. El médico de atención primaria debe realizar una historia clínica completa, un examen físico exhaustivo y unos estudios complementarios que tengan una relación coste-beneficio aceptable. En un ambiente empático debe estudiar el conocimiento que el paciente tiene de su enfermedad y su preocupación por la misma, dando una explicación del trastorno lo más completa posible, y trasmitiéndole que entiende que los síntomas son reales. Debe ser realista y fijar unos límites sin crear falsas expectativas, involucrando al paciente tanto en el diagnóstico como en el tratamiento.

Modificaciones en el estilo de vida.

La monitorización de los síntomas con un diario puede ser útil para identificar los factores y las circunstancias desencadenantes.

Evitar los alimentos flatulentos, bebidas gaseosas, alcohol, cafeína, y evitar comer demasiado deprisa mejora la distensión abdominal, y el consumo de abundante fibra dietética (como frutas, verduras, entre otros) y agua (1-2 litros diarios) puede ser útil para combatir el estreñimiento. El ejercicio físico regular también mejora el dolor abdominal y el estreñimiento.

El uso de fibra en el tratamiento del síndrome del intestino irritable es controvertido, pues no ha demostrado una clara mejoría clínica respecto a placebo en los estudios realizados, y los pacientes cuyo síntoma principal es la hinchazón abdominal pueden incluso empeorar. Sin embargo, muchos expertos, basándose en su experiencia clínica, la recomiendan en casos de estreñimiento (salvado de trigo, Psilio o Plantago ovata), hasta 30 g/d, comenzando con dosis bajas y aumentándola progresivamente hasta alcanzar el efecto deseado.

La eficacia de los probióticos se ha demostrado recientemente, especialmente la cepa Bifidobacterium infantis. Parece que entre las acciones más relevantes de estos microorganismos destaca la competencia con los patógenos intestinales por la adhesión al epitelio intestinal, la producción y secreción de sustancias antimicrobianas que inhiben y destruyen a los patógenos y una gran variedad de acciones sobre la respuesta inmunitaria.

Tratamiento del dolor o hinchazón abdominal

El tratamiento de primera línea en Atención Primaria para los pacientes cuyo síntoma principal es el dolor o la distensión abdominal son los antiespasmódicos. Su mecanismo de acción consiste en anular la respuesta contráctil de la pared intestinal. Se utilizan preferentemente los antiespasmódicos no anticolinergicos como mebeverina y trimebutina, frente a los anticolinergicos, como bromuro de pinaverio y bromuro de otilonio o butilescopolamina. Se pueden tomar regularmente o cuando sea necesario en pacientes con síntomas infrecuentes. Los anticolinérgicos, por sus efectos secundarios, están contraindicados en pacientes con glaucoma, alteraciones cardiovasculares y obstrucción del tracto urinario. También potencian los efectos de las benzodiacepinas.

El aceite de menta a dosis de 0,2-0,4 ml 3 veces al día, se ha utilizado por su efecto antiespasmódico para mejorar le flatulencia, la distensión y el dolor abdominal, habiéndose mostrado eficaz en algunos estudios.

Si el dolor persiste a pesar de antiespasmódicos, los antidepresivos tricíclicos pueden ser beneficiosos, como por ejemplo, amitriptilina 10-25 mg/24 h por la noche, o imipramina o doxepina. No hay evidencia de que los ISRS sean más efectivos que los antidepresivos tricíclicos, siin embargo, los antidepresivos tricíclicos causan frecuentemente estreñimiento, y si este es el sintoma predominante los ISRS como paroxetina 20-40 mg /24 h o citalopram 20-60 mg /24 h pueden ser más beneficiosos. Los ISRS también se debe considerar si el paciente está deprimido.

El pequeño porcentaje de pacientes que no responden a las medidas anteriores puede ser necesario derivarlos a un especialista para tratamientos más intensivos y apoyo psicológico. La hipnosis y la terapia cognitivo-conductual han demostrado beneficiar a pacientes con síndrome del intestino irritable refractarios a los tratamientos anteriores.

Tratamiento del estreñimiento.

Como hemos visto anteriormente, la fibra puede ser útil para este síntoma. Se utilizan agentes que incrementen el bolo intestinal como plántago ovata, metilcelulosa y carboximetilcelulosa, junto con otras medidas higiénico-dietéticas como la practica de ejercicio físico moderado y la ingesta de líquidos.

En caso de precisarse laxantes para tratar el estreñimiento son preferibles los osmóticos de sales inorgánicas como las de magnesio (Magnesia Cinfa 20% 300G Suspensión oral), el polietilenglicol, lactulosa (Duphalac 15 ml, sobres solución oral ) o el lactitiol (Oponaf 100% 200 g polvo oral)  y el sorbitol. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la lactulosa puede empeorar los síntomas de distensión abdominal o la flatulencia. En algunos casos se pueden utilizar laxantes lubricantes como parafina (Hodernal 4g/ 5 ml 100 ml) o glicerina. Se debe evitar el uso de laxantes estimulantes.

Los enemas acuosos están indicados en el caso de complicaciones como impactación fecal y en fases iniciales del tratamiento del estreñimiento severo, al mismo tiempo que se inicia tratamiento por vía oral.

Tratamiento de la diarrea.

El fármaco antidiarreico más usado y estudiado es la loperamida, (Fortasec), a dosis de 2-4 mg/d (hasta un máximo de 16 mg/d). Disminuye el número de deposiciones y aumenta la consistencia de las mismas. Es más efectivo si se utiliza media hora antes de las comidas. Es preferible el uso de loperamida al difenoxilato o codeina porque no atraviesa la barrera hematoencefálica, evitando así efectos secundarios centrales, además actúa durante más tiempo y es capaz de controlar la urgencia defecatoria.

En pacientes colecistectomizados la colestiramina puede ser beneficiosa y puede ser más eficaz en el tratamiento de la diarrea en este subgrupo de pacientes.  

La rifaximina, un antibiótico con escasa absorción, ha demostrado que tiene un modesto beneficio, en el alivio del meteorismo e hinchazón en pacientes con síndrome del intestino irritable sin estreñimiento, después de un ciclo de tratamiento de 2 semanas a dosis de 400mg tres veces al día. El beneficio es pequeño y caro, por lo que no puede recomendarse como tratamiento de primera línea, pero puede utilizarse como coadyuvante en los casos refractarios. Se desconoce la utilidad de repetir nuevos ciclos de tratamiento periodicamente.

Como tratamiento de segunda linea, el alosetrón, un antagonista del receptor de serotonina 5-HT3, ha demostrado ser más útil frente al placebo en la reducción de la diarrea, urgencia y del dolor abdominal en mujeres con síndrome del intestino irritable y diarrea como síntoma predominante. Sus principales efectos secundarios son el estreñimiento y la colitis isquémica.

Tratamiento psicológico.

Aunque en general no está clara la relación entre síndrome del intestino irritable y alteraciones psicológicas, si parece encontrarse dicha asociación en pacientes con síntomas moderados o severos. En este subgrupo se estima que aproximadamente un 50% tienen algún trastorno mental. Parece que la mejoría de los síntomas psiquiátricos reduce también la severidad de los síntomas digestivos.

Psicofármacos.

Como se ha descrito anteriormente los farmacos más estudiados son los antidepresivos tricíclicos: amitriptilina, imipramina y doxepina. Están indicados en pacientes con síntomas severos y refactarios, en los que los síntomas interfieren con la vida diaria, y que se acompañan de síntomas de ansiedad o depresión. Por su efecto analgésico y por disminuir el transito intestinal, son más eficaces en pacientes con predominio de dolor y diarrea. El efecto analgésico se logra con dosis menores que las utilizadas para tratar la depresión, por ejemplo 10-25 mg/d de amitriptilina por la noche, y comienza entre 1 y 7 días después de iniciado el tratamineto. No hay evidencia de que los ISRS sean más efectivos que los antidepresivos tricíclicos.

Los ansiolíticos no han demostrado ser eficaces y pueden producir dependencia a largo plazo. Si el paciente tiene un alto componente de ansiedad es preferible utilizar un antidepresivo con efecto sedante.

Psicoterapia.

Su objetivo es aumentar el autocontrol de los síntomas, consiguiendo disminuir la intensidad del dolor, el grado de ansiedad o depresión y mejorar la integración psicosocial de los pacientes. Las técnicas más usadas son la psicoterapia dinámica, terapia cognitivo-conductual e hipnosis.
 
Pronóstico

Los pacientes con síndrome del intestino irritable tienen un pronóstico excelente, en el sentido de que tienen una esperanza de vida normal, y no hay complicaciones a largo plazo de su enfermedad. Sin embargo, los síntomas de la enfermedad tienden a repetirse a lo largo de la vida, sobre todo en momentos de estrés, situaciones emocionales o transgresiones dietéticas. El carácter recurrente del síndrome del intestino irritable puede llevar a alterar las relaciones familiares y laborales. Existe alguna evidencia de que los pacientes con síndrome del intestino irritable con predominio diarrea tienen un mayor riesgo de diverticulosis.
Bibliografía:

  1. Andresen V, Montori VM, Keller J, et al. Effects of 5-hydroxytryptamine (serotonin) type 3 antagonists on symptom relief and constipation in nonconstipated irritable bowel syndrome: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. Clin Gastroenterol Hepatol. 2008;6:545-555.
  2. Brenner DM, Moeller MJ, Chey WD, et al. The utility of probiotics in the treatment of irritable bowel syndrome: a systematic review. Am J Gastroenterol. 2009;104:1033-1049.
  3. Drossman DA, Chey WD, Johanson JF, et al. Clinical trial: lubiprostone in patients with constipation-associated irritable bowel syndrome - results of two randomized, placebo-controlled studies. Aliment Pharmacol Ther. 2009;29:329-341.
  4. Ford AC, Brandt LJ, Young C, et al. Efficacy of 5-HT3 antagonists and 5-HT4 agonists in irritable bowel syndrome: systematic review and meta-analysis. Am J Gastroenterol. 2009;104:1831-1843.
  5. Ford AC, Quigley EMM. Effect of fibre, antispasmodics, and peppermint oil in the treatment of irritable bowel syndrome: systematic review and meta-analysis. BMJ. 2008;337:a2313.
  6. Gutiérrez Teira B y García de Blas González F. Síndrome del colon irritable. En: Ruiz de Adana R. (Edi) Manual de diagnostico y terapéutica medica en Atencion Primaria. 3ª edic. Madrid. Diaz de Santos. 2001.
  7. Johnston JM, Kurtz CB, Macdougall JE, et al. Linaclotide improves abdominal pain and bowel habits in a phase IIb study of patients with irritable bowel syndrome with constipation. Gastroenterology 2010;139:1877-1886.
  8. Longstreth GF, Wolde-Tsadik G. Irritable bowel syndrome type symptoms in HMO examinees. Prevalence, demographics, and clinical correlates. Dig Dis Sci. 1993;28:1581-1589.
  9. National Collaborating Centre for Nursing and Supportive Care. NICE. Irritable bowel syndrome in adults: diagnosis and management of irritable bowel syndrome in primary care. February 2008. Disponible en: http://www.guideance.nice.org.uk/
  10. O'Mahony L, McCarthy J, Kelly P, et al. Lactobacillus and Bifidobacterium in irritable bowel syndrome: symptom. Responses and relationship to cytokine profiles. Gastroenterology. 2005;128:541-551.
  11. Pimentel M, Lembo A, Chey WD, et al. Rifaxin therapy in patients with irritable bowel syndrome without constipation. N Engl J Med. 2011;364:22-32.
  12. Rahimi R, Nikfar S, Rezaie A, et al. Efficacy of tricyclic antidepressants in irritable bowel syndrome: a meta-analysis. World J Gastroenterol. 2009;15:1548-1553.
  13. Tack J, Broekaert D, Fischler B, et al. A controlled crossover study of the selective serotonin reuptake inhibitor citalopram in irritable bowel syndrome. Gut. 2006;55:1095-1103.
  14. Tack J. Antibiotic therapy for the irritable bowel syndrome. N Engl J Med. 2011;364:81-82.
  15. Walker EA, Katon WJ, Roy-Byrne PP, et al. Histories of sexual victimization in patients with irritable bowel syndrome or inflammatory bowel disease. Am J Psychiatry. 1993;150:1502-1506.

Comentarios

  1. Un excelente artículo, te pido permiso para citarlo, enlazarlo y exponer una parte en mi blog
    http://sindromeintestinoirritable.blogspot.com/.
    A veces el exceso de información satura a quien busca y creo que este es uno de los más didácticos que he leído, y llevo leídos centenares...

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias. Por supuesto que esta a tu disposición. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Gracias a ti, soy socio también de AACICAT y estamos intentando impulsar la asociación por toda España, aunque siempre dejando claro que la información por red, como bien dices, no es sustituta de una consulta ni opinión profesional.Paralelamente colaboro en un proyecto sobre celiaquía (http://plataformaleyceliaca.blogspot.com/ difusión) en el que hay un verdadero "cruce" de diagnósticos entre EC y SII.
    Gracias de nuevo y un saludo-

    ResponderEliminar
  4. Que buen articulo y si te interesa te invito a que veas mas sobre estos síntomas en http://www.tengocolon.cl/

    ResponderEliminar
  5. Unos de los mejores artículos que he leído y te invito a que pases por http://www.biontransit.cl/ para que te informes más aún de los sintomas del colon irritable

    ResponderEliminar
  6. muy interesante . mi blog http://intestinosirritable.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Este es un blog dirigido a profesionales sanitarios. Los comentarios están sujetos a moderación por el autor antes de su publicación, no admitiéndose publicidad, comentarios no profesionales, no fundamentados científicamente, ni aquellos que resulte inapropiados u ofensivos, etc. Tampoco, en ningún caso a través del blog o correo electrónico, se atenderán casos clínicos particulares ni se dará información personalizada. Si algún paciente desea ser atendido en consulta puede solicitar cita en el teléfono indicado para tal fin.

Post más populares

Eczema dishidrótico e hiperhidrosis

RESUMEN
El eczema dishidrótico es una dermatitis crónica, relativamente frecuente que afecta a las manos y a los pies. Se caracteriza por la aparición de vesículas de 1 a 2 mm, recurrentes y crónicas, en palmas, plantas, y caras laterales de los dedos, acompañadas o incluso precedidas de prurito.  Su etiología es desconocida, sospechándose que interviene la propia sudoración sobre un fondo atópico. También se la denomina dermatitis eczematosa dishidrótica, eczema paráptico o pómpholix, soliendose reservar el términos pómpholix para el subgrupo de pacientes que presentan erupciones agudas de grandes bullas en manos y pies.
La historia clínica y la exploración física suelen ser suficiente para establecer el diagnostico, caracterizándose por presentar las lesiones descritas y seguir un curso cíclico, alternando recurrencias con remisiones, que a menudo se resuelve sin tratamiento.
Algunos pacientes deberán ser tratados para disminuir la duración de las lesiones y prevenir las recurrenci…

Úlceras de la boca

RESUMEN
Las úlceras de la cavidad oral son trastornos frecuentes producidos por una pérdida de solución de continuidad del epitelio de la mucosa oral, acompañado de una pérdida variable del tejido conectivo subyacente, que puede acompañarse de  edema y / o la proliferación de los tejidos circundantes lo que puede conferir a la úlcera un aspecto crateriforme.
En la mayoría de los casos las úlceras orales son transitorias y se resuelven espontáneamente.  Sin embargo, algunas son motivo de consulta médica.  Su diagnóstico, en la mayoría de los casos, se basa en una correcta historia clínica y en el examen físico. Sin embargo, ante la sospecha de neoplasia,  pacientes inmunodeprimidos, (por ejemplo, infección por el VIH, pacientes en tratamiento con quimioterapia, malnutridos, etc.) y ante úlceras crónicas será  necesario realizar una evaluación más amplia.
CLASIFICACIÓN
En función de su duración, las úlceras se clasifican en agudas, se resuelven en menos de 2 semanas y crónicas, aquellas…

Pitiriasis Rosada de Gibert

La pitiriasis rosada de Gibert (PR) es una enfermedad inflamatoria de la piel de etiología desconocida, aunque se sospecha que pueda ser de etiología infecciosa, más frecuente en mujeres y que se presenta como una enfermedad aguda, autolimitada, caracterizada por la aparición de una erupción inflamatoria, inicialmente una sola lesión más grande, la placa heráldica, seguida por pequeñas lesiones ovales papuloescamosas.
Epidemiologia
Se estima que la incidencia de la pitiriasis rosada es de alrededor de 170 por 100.000, con una prevalencia del 0,6% en personas de 10 a 29 años.  Aunque se ha descritos en todas las edades, desde niños hasta ancianos, el 75% de los casos se presentan en pacientes de 10 a 35 años. Es un 50% más común en las mujeres que en los hombres. Las recurrencias son poco frecuentes, aproximadamente en el 2,8% de los casos, la mayoría de los casos pacientes inmunodeprimidos.  Se han descrito casos coincidentes en el mismo domicilio.
Etiología
La causa de la pitiriasis…

Dermatitis seborreica

La dermatitis seborreica es una enfermedad inflamatoria frecuente de la piel, que causa eritema, escamas, costras y caspa, afectando al cuero cabelludo, pliegues nasolabiales y retroauriculares, entrecejo y  región interescapular y  preesternal del torax. 
EPIDEMIOLOGÍA
La dermatitis seborreica es un trastorno común, con una prevalencia de aproximadamente 1-2% en la población general, ligeramente más frecuente en hombres que en mujeres y mas frecuente en la raza negra. Existen tres picos de mayor prevalencia: en la infancia (los primeros tres meses de vida, siendo la manifestación mas frecuente la costra láctea) y en la edad adulta, tras la pubertad, y desde la cuarta a séptima década de la vida.
ETIOLOGÍA
La etiología de la dermatitis seborreica es desconocida. Vario factores se involucran en su etiología: factores genéticos, emocionales, atópicos, neurológicos, bacterianos, hormonales, alimentarios, medicamentosos, estrés y alcoholismo.
Los cambios hormonales, la influencia androgé…

Poliglobulias: Aspectos prácticos para el médico de familia

INTRODUCCIÓN
La policitemia o poliglobulia se define como un aumento en la masa eritrocitaria. Se caracteriza  por un incremento del número de hematíes y/o de la cantidad de hemoglobina por unidad de volumen de sangre. El parámetro hematológico mas apropiado para su valoración es el hematocrito, debiéndose sospechar poliglobulia cuando este se sitúa de forma mantenida dos desviaciones estándar por encima de la media normal: 52% en varones y al 48% en mujeres. En caso de utilizarse la hemoglobina se debe sospechar poliglobulia cuando la hemoglobina es mayor de 18,5 g/dl en varones y de 16,5 g/dl en mujeres.



CLASIFICACIÓN Y ETIOLOGÍA
Es importante diferenciar si la poliglobulia es absoluta, con un aumento real de la masa eritrocitaria, o relativa, en la que hay un incremento de la concentración de hematíes por una pérdida del volumen plasmático, pero la masa eritrocitaria es normal.

Poliglobulia relativa o ficticia 
Es la poliglobulia que se produce por disminución del volumen plasmático,…