Ir al contenido principal

¿Es realmente eficaz la formación médica continuada?



Desde que en 1935 se publicó uno de los primeros artículos sobre evaluación de la eficacia de la Formación Medica Continuada (FMC), el interés por el tema no ha parado de crecer, como lo demuestra el hecho de que mientras que en 1978 Dixon sólo pudo referenciar 14 estudios publicados, en 1997 Davis ya incluía 1.737 en la revisión que realizaba sobre el tema y en 2007 Marinopoulos et al encuentran más de 68.000 citas.

Sabemos que no resulta fácil la evaluación de la competencia de los profesionales sanitarios ni la de los resultados de los programas formativos sobre la actuación del profesional y la salud de los pacientes o de la población. Y también sabemos que no existe una correspondencia lineal entre nivel de conocimientos y/o competencia y la actuación profesional y/o los resultados de salud. Sin embargo, disponemos de un abundante arsenal bibliográfico que permite hacernos una idea más exacta acerca de las limitaciones y bondades de la FMC.

Tras uno de los primeros intentos de sistematización de los trabajos de evaluación de la FMC, han aparecido abundantes revisiones de conjunto en la bibliografía internacional. En ellas se han incluido más de 500 estudios publicados, una proporción de los cuales, alrededor del 15%, eran ensayos aleatorizados. En los estudios revisados se habían utilizado distintas metodologías educativas, se habían evaluado distintos objetivos y se habían centrado en distintas áreas temáticas.

Del análisis de las revisiones más importantes de entre las citadas, Umble y Cervero concluyen lo siguiente. “De los estudios que pueden considerarse de primera generación (1977-1991) se puede deducir que la FMC sirve para mejorar los conocimientos, las actitudes, la competencia y la actuación profesional del médico y los resultados sobre el paciente; que los cambios que se pueden medir se producen principalmente en las áreas del conocimiento y la competencia y, en menor grado, en las de la actuación profesional del médico y los resultados sobre el paciente; y que los estudios de evaluación deben ser más rigurosos para poder adscribir más claramente los cambios producidos a los programas formativos aplicados”.

Por lo que se refiere a los estudios de la segunda generación (1984-1994), “se puede concluir que confirman los hallazgos de los anteriores en lo tocante a la utilidad de la FMC; pudiéndose afirmar que con las actividades de FMC es más difícil conseguir cambios en la actuación profesional que en los conocimientos y habilidades; que es más difícil conseguir cambios en el tipo de actuación profesional que tiene que ver con el cambio social y necesita mayor soporte; que los programas dirigidos a mejorar la actuación profesional resultan más eficaces que aquellos que meramente pretenden mejorar el nivel de conocimientos y las habilidades; y, finalmente, que los programas dirigidos a profesionales que trabajan conjuntamente en un mismo centro de trabajo resultan mucho más eficaces que los dirigidos a profesionales de distintos centros o procedencias”

Complementando lo anterior, Davis et al, en 1997 analizando 14 programas formativos que incluían un diseño de ensayo aleatorizado, concluyen que “mientras que las sesiones didácticas clásicas tienen escaso efecto positivo sobre la actuación del profesional no ocurre lo propio con los programas interactivos que incluyen eventualmente la transmisión de habilidades, los cuales afectan en sentido altamente positivo la actuación de los profesionales sanitarios y, además, los resultados asistenciales”.

Pero sin duda, el trabajo mas importante que evalúa la eficacia de la FMC es el de Marinopoulos SS et al, que en 2007 realizan una revisión sistemática de la literatura médica para evaluar la eficacia de la FMC en la mejora de los conocimientos, actitudes, habilidades, comportamiento del médico y los resultados clínicos.

De las 68.000 citas bibliográficas identificadas en la literatura, 136 artículos y 9  revisiones sistemáticas cumplieron los criterios de inclusión. La calidad general de los estudios fue baja y por consiguiente, unas conclusiones firmes no son posibles. A pesar de ello, la bibliografía evaluada, en general apoya la idea de que la FMC es efectiva, por lo menos hasta cierto punto, para lograr y mantener los objetivos planificados, incluyendo mejoras en el  conocimiento (22 de 28 estudios), mejoras en las actitudes (22 de 26), las habilidades (12 de 15), el comportamiento en la práctica (61 de 105), y los resultados de la práctica clínica (14 de 33).

A pesar de la amplia variedad de técnicas de FMC, de las metodologías, de medios de comunicación y  exposiciones utilizados, y a pesar de la heterogeneidad de los estudios revisados, encuentran  que la eficacia de la FMC es mayor con los medios de comunicación en vivo que si se utilizan medios impresos, que los medios multimedia, en general, parecen ser más eficaces que un solo medio. Además, las técnicas interactivas parecen ser más eficaces que las no-interactivas  y que la presentaciones de varios profesores parecen ser más eficaces que la presentación de un solo profesor. Por lo tanto, estas evidencias apoyan la idea de que estas características sean tenidas en cuenta en el diseño de actividades de FMC.

Los resultados también son bastante concordantes para las diversas áreas temáticas consideradas en los distintos programas formativos. Tales áreas incluyen una larga lista que, sin ánimo de exhaustividad, se puede sintetizar del modo siguiente: modificación en la prescripción en general, modificación en la prescripción de medicamentos antihipertensivos, mejora en la observancia del tratamiento hipolipemiante, mejora en la práctica de consejo educativo a los pacientes, mejora en la aplicación de actividades preventivas en la consulta, uso de procedimientos de evaluación de la calidad en centros de atención primaria, aplicación de estrategias de gestión asistencial y control del gasto, modificación positiva de las características del trabajo clínico habitual, e incluso disminución de las denuncias por mala práctica profesional.

Conclusiones

De todo ello, podemos concluir que los resultados de los programas de FMC, en términos generales, a pesar de la baja calidad de los trabajos publicados, parecen ser eficaces  en la adquisición y retención de conocimientos, en mejorar las actitudes,  habilidades y mejoran los resultados clínicos. Sin embargo, se necesitan más estudios para determinar con algún grado de certeza que las metodologías empleada, las técnicas, así como qué características de profesorado y discentes se asocian con mejores resultados.

Bibliografía:
  1. Abrahamson S Evaluation in continuing medical education. JAMA 1968; 206: 625-628.
  2. Allery LA, Owen PA, Robling MR Why general practitioners and consultants change their clinical practice: a critical incident study. Br Med J 1997; 314: 870-874.
  3. Beaudry JS The effectiveness of continuing medical education: a quantitative synthesis. J Cont Educ Health Prof 1989; 9: 285-330.
  4. Bertram DA, Brooks-Bertram PA The evaluation of continuing medical education: a literature review. Health Education Monographs 1977; 5: 330-362.
  5. Centor R, Casebeer L Using a combined CME course to improve physicians' skills to eliciting patient adherence. Med Educ 1998; 73: 609-610.
  6. Davis D, O'Brien MAT, Freemantle N, Wolf FM, Mazmanian P, Taylor-Vaisey A Impact of formal continuing medical education. JAMA 1999; 282: 867-874.
  7. Davis D, Thomson MA Continuing education as a means of lifelong learning. En: Silagy C, Haines A, editores. Evidence based practice in primary care. Londres: BMJ Books, 1998; 129-143.
  8. Davis DA A critical analysis of the literature evaluating CME. Möbius 1984; 4: 20-28.
  9. Davis DA Two decades of Dixon: the question (s) of evaluating continuing education in the health professions. J Cont Educ Health Prof 1997; 17: 207-213.
  10. Davis DA, Haynes RB, Chambers L, Neufield VR, McKibbon A, Tugwell P The impact of CME. A methodological review of the continuing education literature. Eval Health Prof 1984; 7: 251-283.
  11. Davis DA, Thomson MA, Oxman AD, Haynes RB Changing physician performance. A systematic review of the effect of continuing medical education strategies. JAMA 1995; 274: 700-705.
  12. Davis DA, Thomson MA, Oxman AD, Haynes RB Evidence for the effectiveness of CME. A review of 50 randomized controlled trials. JAMA 1992; 268: 1111-1117.
  13. Dixon J Evaluation criteria in studies of continuing education in the health professions: a critical review and a suggested strategy. Eval Health Prof 1978; 1: 47-65.
  14. Green LW, Lewis FM Measurement and evaluation in health: education and health promotion. Palo Alto, CA: Mayfield Publishing Comp, 1986.
  15. Hall D, James P, Roberts S Evaluation of training in behaviour change counseling skills: the application of clinical-audit methodology. Healt Educ J 1997; 56: 393-403.
  16. Haynes RB, Davis DA, McKibbon A, Tugwell P A critical appraisal of the efficacy of continuing medical education. JAMA 1984; 251: 61-64.
  17. Holmboe E, Scranton R, Sumption K, Hawkins R Effect of medical record audit and feedback residents' compliance with preventive health care guidelines. Acad Med 1998; 73: 901-903.
  18. Kane MT The assessment of professional competence. Educ Health Prof 1992; 15: 163-182.
  19. Lane PS Outcome measurement in multi-interventional continuing medical education. J Cont Educ Health Prof 1997; 17: 12-19.
  20. Lazarus GS, Foulke G, Bell RA, Siefkin AD, Keller K, Kravitz RL The effects of managed care educational programme on faculty trainee knowledge, attitudes, and behavioral intentions. Acad Med 1998; 73: 1107-1113.
  21. Lewis CE, Hassanein RS Continuing medical education. An epidemiological evaluation. N Engl J Med 1970; 282: 254-259.
  22. Lloyd JS, Abrahamson S Effectiveness of continuing medical education. A review of the evidence. Eval Health Prof 1973; 2: 251-280.
  23. Maclure M, Dormuth C, Naumann T, McCormack J, Rugno R, Whiteside C, Wright JM Influences of educational interventions and adverse news about calcium channel blockers on first-line prescribing of antihypertensive drugs to elderly people in British Columbia. Lancet 1998; 352: 943-948.
  24. Manning PR, Lee PV, Clintworth WA, Denson TA, Oppenheimer PR, Gilman NJ Changing prescribing practices through individual continuing education. JAMA 1986; 256: 230-232.
  25. Marinopoulos SS, Dorman T, Ratanawongsa N, Wilson LM, Ashar BH, Magaziner JL, Miller RG, Thomas PA, Prokopowicz GP, Qayyum R, Bass EB. Effectiveness of continuing medical education.  Evid Rep Technol Assess (Full Rep). 2007 Jan;(149):1-69
  26. McLaughlin PJ, Donaldson JF Evaluation of continuing medical education programs: a selected literature. J Cont Educ Health Prof 1991; 11: 65-84.
  27. Nutbean D, Smith Ch, Catford J Evaluation in health education. A review of progress, possibilities, and problems. J Epidemiol Commun Health 1990; 44: 83-89.
  28. Peterson OL, Andrews LP, Spain RS, Norman DJ, Peters JH, Davis LM et al An analytical study of North Carolina general practitioners 1953-1954. J Med Educ 1956; 31: 1-165.
  29. Sanazaro PJ Medical audit, continuing medical education and quality assurance. West J Med 1976; 125: 241-252.
  30. Saturno PJ Training health professionals to implement quality improvement activities. Results of a randomized controlled trial after one year of follow up. Internat J Quality Health Care 1995; 7: 119-126.
  31. Sellarés J La evaluación de la competencia profesional: mitos y realidades. En: Planes A, editor. Libro del año. Medicina familiar y comunitaria 1998. Madrid: Saned S.A., 1998; 211-221.
  32. Smith F, Singleton A, Teague P-A, Ross-Harper R, Wilke G, Hilton S An evaluation of an educational group for general practitioners continuing education and development. Med Teacher 1998; 20: 572-578.
  33. Solberg LI, Kotkke TE, Brekke ML Will primary care clinics organize themselves to improve the delivery of preventive services? A randomized controlled trial. Prev Med 1998; 27: 623-631.
  34. Stein LS The effectiveness of continuing medical education: eight research reports. J Med Educ 1981; 56: 103-110.
  35. Umble KE, Cervero RM Impact of studies in continuing education for health professionals. A critique of research syntheses. Eval Health Prof 1996; 19: 148-174.
  36. Van der Vleuten C The assessment of professional competence: developments, research and practical implications. Advances in Health Sciences Education 1996; 1: 47-67.
  37. Wensing M, Grol R Single and combined strategies for implementing changes in primary care: a literature review. Internat J Quality Health Care 1994; 6: 115-132.
  38. Weycker DA Predicting physicians' medical malpractice experience. AHCPR Research Activities 1998; 215: 28.

Comentarios

Post más populares

Eczema dishidrótico e hiperhidrosis

RESUMEN
El eczema dishidrótico es una dermatitis crónica, relativamente frecuente que afecta a las manos y a los pies. Se caracteriza por la aparición de vesículas de 1 a 2 mm, recurrentes y crónicas, en palmas, plantas, y caras laterales de los dedos, acompañadas o incluso precedidas de prurito.  Su etiología es desconocida, sospechándose que interviene la propia sudoración sobre un fondo atópico. También se la denomina dermatitis eczematosa dishidrótica, eczema paráptico o pómpholix, soliendose reservar el términos pómpholix para el subgrupo de pacientes que presentan erupciones agudas de grandes bullas en manos y pies.
La historia clínica y la exploración física suelen ser suficiente para establecer el diagnostico, caracterizándose por presentar las lesiones descritas y seguir un curso cíclico, alternando recurrencias con remisiones, que a menudo se resuelve sin tratamiento.
Algunos pacientes deberán ser tratados para disminuir la duración de las lesiones y prevenir las recurrenci…

Úlceras de la boca

RESUMEN
Las úlceras de la cavidad oral son trastornos frecuentes producidos por una pérdida de solución de continuidad del epitelio de la mucosa oral, acompañado de una pérdida variable del tejido conectivo subyacente, que puede acompañarse de  edema y / o la proliferación de los tejidos circundantes lo que puede conferir a la úlcera un aspecto crateriforme.
En la mayoría de los casos las úlceras orales son transitorias y se resuelven espontáneamente.  Sin embargo, algunas son motivo de consulta médica.  Su diagnóstico, en la mayoría de los casos, se basa en una correcta historia clínica y en el examen físico. Sin embargo, ante la sospecha de neoplasia,  pacientes inmunodeprimidos, (por ejemplo, infección por el VIH, pacientes en tratamiento con quimioterapia, malnutridos, etc.) y ante úlceras crónicas será  necesario realizar una evaluación más amplia.
CLASIFICACIÓN
En función de su duración, las úlceras se clasifican en agudas, se resuelven en menos de 2 semanas y crónicas, aquellas…

Pitiriasis Rosada de Gibert

La pitiriasis rosada de Gibert (PR) es una enfermedad inflamatoria de la piel de etiología desconocida, aunque se sospecha que pueda ser de etiología infecciosa, más frecuente en mujeres y que se presenta como una enfermedad aguda, autolimitada, caracterizada por la aparición de una erupción inflamatoria, inicialmente una sola lesión más grande, la placa heráldica, seguida por pequeñas lesiones ovales papuloescamosas.
Epidemiologia
Se estima que la incidencia de la pitiriasis rosada es de alrededor de 170 por 100.000, con una prevalencia del 0,6% en personas de 10 a 29 años.  Aunque se ha descritos en todas las edades, desde niños hasta ancianos, el 75% de los casos se presentan en pacientes de 10 a 35 años. Es un 50% más común en las mujeres que en los hombres. Las recurrencias son poco frecuentes, aproximadamente en el 2,8% de los casos, la mayoría de los casos pacientes inmunodeprimidos.  Se han descrito casos coincidentes en el mismo domicilio.
Etiología
La causa de la pitiriasis…

Dermatitis seborreica

La dermatitis seborreica es una enfermedad inflamatoria frecuente de la piel, que causa eritema, escamas, costras y caspa, afectando al cuero cabelludo, pliegues nasolabiales y retroauriculares, entrecejo y  región interescapular y  preesternal del torax. 
EPIDEMIOLOGÍA
La dermatitis seborreica es un trastorno común, con una prevalencia de aproximadamente 1-2% en la población general, ligeramente más frecuente en hombres que en mujeres y mas frecuente en la raza negra. Existen tres picos de mayor prevalencia: en la infancia (los primeros tres meses de vida, siendo la manifestación mas frecuente la costra láctea) y en la edad adulta, tras la pubertad, y desde la cuarta a séptima década de la vida.
ETIOLOGÍA
La etiología de la dermatitis seborreica es desconocida. Vario factores se involucran en su etiología: factores genéticos, emocionales, atópicos, neurológicos, bacterianos, hormonales, alimentarios, medicamentosos, estrés y alcoholismo.
Los cambios hormonales, la influencia androgé…

Poliglobulias: Aspectos prácticos para el médico de familia

INTRODUCCIÓN
La policitemia o poliglobulia se define como un aumento en la masa eritrocitaria. Se caracteriza  por un incremento del número de hematíes y/o de la cantidad de hemoglobina por unidad de volumen de sangre. El parámetro hematológico mas apropiado para su valoración es el hematocrito, debiéndose sospechar poliglobulia cuando este se sitúa de forma mantenida dos desviaciones estándar por encima de la media normal: 52% en varones y al 48% en mujeres. En caso de utilizarse la hemoglobina se debe sospechar poliglobulia cuando la hemoglobina es mayor de 18,5 g/dl en varones y de 16,5 g/dl en mujeres.



CLASIFICACIÓN Y ETIOLOGÍA
Es importante diferenciar si la poliglobulia es absoluta, con un aumento real de la masa eritrocitaria, o relativa, en la que hay un incremento de la concentración de hematíes por una pérdida del volumen plasmático, pero la masa eritrocitaria es normal.

Poliglobulia relativa o ficticia 
Es la poliglobulia que se produce por disminución del volumen plasmático,…