Ir al contenido principal

Cáncer colorrectal: diagnóstico precoz.


El cáncer colorrectal (CCR) es el primer tumor maligno en incidencia y el segundo en mortalidad en España, según datos facilitados en rueda de prensa por el Dr. Juan Diego Morillas, coordinador de la Alianza Para la Prevención de Cáncer de Colon en España el pasado 15 de marzo. Cada año se diagnostican más de 25.000 casos nuevos en nuestro país, si sumamos ambos sexos (500 nuevos casos diagnosticados semanalmente), y fallecen cerca de 14.000 personas (250 fallecimientos por este tumor cada semana). La mortalidad por cáncer colorrectal cuadruplica a la de los accidentes de tráfico (alrededor de 4.000 fallecimientos anuales) y también está muy por  encima de los datos de fallecimiento por SIDA, con alrededor de 1.300 al año.

Las estrategias de  prevención del cáncer colorrectal (CCR) resultan de interés común a numerosas especialidades médicas, como médicos de familia, internistas, gastroenterólogos, oncólogos, cirujanos, preventivitas, etc. Esto apoya la necesidad de disponer de unos criterios comunes que disminuya la variabilidad de la práctica clínica y garantice una atención homogénea e información sin ambigüedades a la población,  dado que el CCR si se detecta precozmente se cura en más del 90% de los casos. 

Se dispone de varias pruebas de cribado del cáncer colorrectal como la detección de sangre oculta en heces mediante distintos métodos (guayaco, inmunológico), análisis del ADN fecal, sigmoidoscopia, enema opaco, colonoscopia y colonografía por tomografía computarizada.

Sin embargo, no se había llegado a un consenso entre todas las sociedades científicas o grupos de expertos españoles implicados, lo que ocasiona ciertas dudas sobre cual es la estrategia mas adecuada, si bien todos los grupos aconsejan alguna prueba de cribado en las poblaciones de riesgo.

La Asociación Española Contra el Cáncer en su Web recomienda el test de sangre oculta en heces (SOH) y si el resultado de la prueba es positivo se completa el estudio con una colonoscopía. No indica la edad de inicio del cribado ni la periodicidad de su realización. Respecto al cribado con colonoscopia la información es ambigua: indica  que aunque es un método eficaz no se ha llegado a ningún consenso y se aconseja su realización en las poblaciones de riesgo como:
  • Personas mayores de 50 años.
  • Personas con antecedentes personales y familiares de cáncer colorrectal y/o pólipos. Se aconseja realizar una colonoscopia cada dos años.
  • Personas diagnosticadas de enfermedad inflamatoria intestinal o poliposis colónica familiar.

Dichas recomendaciones se encuentran disponibles en:   

El Programa de Actividades Preventivas y de Promoción de la Salud (PAPPS) en su Web, aunque algo mas explicita, también da unas recomendaciones bastante ambiguas. Recomienda "el cribado de CCR en las personas de riesgo medio a partir de los 50 años, con alguna de las siguientes estrategias: SOH con periodicidad anual o bienal y/o sigmoidoscopia cada 5 años o colonoscopia cada 10 años” . La adecuada clasificación del grado de riesgo de CCR se recomienda realizarla a través de una completa historia personal y familiar. En los individuos con pólipos adenomatosos esporádicos de riesgo se recomienda una colonoscopia a los 3 años de la resección, y si ésta es negativa o únicamente se han hallado 1 o 2 adenomas tubulares de tamaño < 10 mm, la siguiente exploración puede realizarse al cabo de 5 años. Estas recomendaciones tan disponibles en: http://www.papps.org/upload/file/ADULTO%20PREVENCION%20CANCER.pdf (acceso el 21/3/2011)


La Asociación Española de Gastroenterología, la SEMFYC y el Centro Cochrane Iberoamericano elaboraron en 2009 una Guía de práctica clínica sobre prevención de CCR, disponible en:

Esta guía contempla recomendaciones mas explicitas en la estrategia a seguir en el cribado de CCR si bien no deja claro el método de cribado a utilizar:

En primer lugar explicita criterios claros para la valoración del riesgo de CCR, mediante la evaluación de los antecedentes personales y/o familiares. “Para ello, debe realizarse  una correcta historia clínica que recoja los antecedentes de CCR o adenomas colorrectales en el propio individuo y en familiares de primer (padres, hermanos e hijos), segundo (abuelos, tíos y sobrinos) y tercer (bisabuelos y primos) grado.  En ausencia de antecedentes personales y/o familiares, la edad del individuo es la condición más determinante del riesgo de CCR. Los individuos < 50 años sin factores de riesgo adicionales presentan un riesgo de CCR bajo y no se consideran tributarios de intervenciones de cribado para esta neoplasia".  

En segundo lugar considera población de riesgo medio en relación con el CCR a los individuos de edad ≥ 50 años sin factores de riesgo adicionales.  En esta situación debe recomendarse el cribado de CCR mediante detección de SOH anual o bienal y/o sigmoidoscopia cada 5 años, o colonoscopia cada 10 años hasta los 75 años.

En tercer lugar los individuos pertenecientes a grupos de riesgo alto, deben ser identificados para que se puedan beneficiar de medidas y cribado específico, así los individuos con riesgo de poliposis familiar se debe realizar una sigmoidoscopía cada 1-2 años a partir de los 13-15 años hasta los 40 años y después cada 5 años hasta los 50-60 año

Finalmente, en marzo de 2009 distintas organizaciones se unieron para fomentar y divulgar la importancia del CCR en España, así como promover y homogeneizar las medidas encaminadas para su prevención. Surge la Alianza Para la Prevención de Cáncer de Colon , formada en la actualidad por 15 entidades (sociedades científicas, asociaciones de pacientes y organizaciones no gubernamentales) y durante el mes de marzo, Mes Europeo del Cáncer de Colon, está desarrollando una importante campaña de sensibilización y concienciación de ámbito nacional y autonómico, que culminarán con la celebración del Día de la Prevención del Cáncer de Colon en España, el día 31 de este mismo mes.

Según explicaba recientemente el Dr. Juan Diego Morillas, coordinador de la Alianza, en la actualidad, para la detección precoz del cáncer de colon se debe utilizar el test de  SOH inmunológico. Es una prueba de laboratorio segura, barata y sencilla, que no requiere una preparación previa del paciente (no necesita llevar dieta) y muy fácil de recoger. Se recomienda realizarla en la población general de entre 50-69 años. Si el análisis es negativo se debe repetir cada 1-2 años y si es positivo se realiza una colonoscopia para confirmar el diagnóstico. En otras situaciones está indicado practicar inicialmente una colonoscopia óptica o bien complementar el estudio con una colonoscopia virtual.

La prevención del CCR mediante cualquier método es la actividad preventiva más coste-eficaz, con amplia diferencia, con respecto a otros cánceres que se puede realizar. En este sentido, el coste medio del test de sangre oculta en heces inmunológico es de alrededor de 2 euros. Según datos del año 2005 el coste medio del tratamiento de un CCR en España superaba los 27.000 euros, sin contabilizar las nuevas terapias biológicas y los tratamientos neoadyuvantes.

Sería más que razonable que esta campaña finalizara el 31 de marzo con el compromiso de los distintos Servicios de Salud de las Comunidades Autónomas de implantar un programa de detección precoz del CCR a lo largo de 2011.

Comentarios

Post más populares

Eczema dishidrótico e hiperhidrosis

RESUMEN
El eczema dishidrótico es una dermatitis crónica, relativamente frecuente que afecta a las manos y a los pies. Se caracteriza por la aparición de vesículas de 1 a 2 mm, recurrentes y crónicas, en palmas, plantas, y caras laterales de los dedos, acompañadas o incluso precedidas de prurito.  Su etiología es desconocida, sospechándose que interviene la propia sudoración sobre un fondo atópico. También se la denomina dermatitis eczematosa dishidrótica, eczema paráptico o pómpholix, soliendose reservar el términos pómpholix para el subgrupo de pacientes que presentan erupciones agudas de grandes bullas en manos y pies.
La historia clínica y la exploración física suelen ser suficiente para establecer el diagnostico, caracterizándose por presentar las lesiones descritas y seguir un curso cíclico, alternando recurrencias con remisiones, que a menudo se resuelve sin tratamiento.
Algunos pacientes deberán ser tratados para disminuir la duración de las lesiones y prevenir las recurrenci…

Valoración del paciente con adenopatías

INTRODUCCIÓN
Se entiende por adenopatías, linfadenomegalias o linfadenopatías el aumento de tamaño o la alteración de la consistencia de los ganglios linfáticos. De acuerdo al tamaño se define como adenopatía aquellos ganglios linfáticos mayores de 1 cm. de diámetro, a excepción de los que se presenta a nivel inguinal y epitroclear, donde se consideran patológicos aquellos mayores de 1,5 cm. y 0,5 cm. de diámetro respectivamente, y también a nivel supraclavicular, que se consideran patológicos independientemente del tamaño. En cualquier otra localización corporal se pueden palpar ganglios más pequeños de 0,5 cm sin significado patológico. Sin embargo no solo el tamaño define un ganglio como patológico ya que otras características semiológicas deben ser valoradas, tales como consistencia, adherencia o no a los diferentes planos, sensibilidad.

ETIOLOGÍA
La palpación de ganglios aumentados de tamaño es un hecho frecuente en el ámbito de Atención Primaria, siendo a veces el propio paciente…

Poliglobulias: Aspectos prácticos para el médico de familia

INTRODUCCIÓN
La policitemia o poliglobulia se define como un aumento en la masa eritrocitaria. Se caracteriza  por un incremento del número de hematíes y/o de la cantidad de hemoglobina por unidad de volumen de sangre. El parámetro hematológico mas apropiado para su valoración es el hematocrito, debiéndose sospechar poliglobulia cuando este se sitúa de forma mantenida dos desviaciones estándar por encima de la media normal: 52% en varones y al 48% en mujeres. En caso de utilizarse la hemoglobina se debe sospechar poliglobulia cuando la hemoglobina es mayor de 18,5 g/dl en varones y de 16,5 g/dl en mujeres.



CLASIFICACIÓN Y ETIOLOGÍA
Es importante diferenciar si la poliglobulia es absoluta, con un aumento real de la masa eritrocitaria, o relativa, en la que hay un incremento de la concentración de hematíes por una pérdida del volumen plasmático, pero la masa eritrocitaria es normal.

Poliglobulia relativa o ficticia 
Es la poliglobulia que se produce por disminución del volumen plasmático,…