lunes, 28 de mayo de 2012

Un ejemplo de aplicación torticera del Modelo EFQM en Atención Primaria

En los últimos años el Contrato Programa de Gestión que los Centros de Salud de la Comunidad de Madrid firman con la Dirección General-Gerencia de Atención Primaria se vienen sustentando en una adaptación del Modelo EFQM de excelencia, enfoque estratégico que teóricamente puede ser muy acertado. el cual facilita la comprensión de las relaciones entre lo que una organización hace y los resultados que es capaz de alcanzar. El Modelo EFQM aporta una estructura de análisis, lógica y sistemática, que permite a las organizaciones realizar una profunda revisión de su Gestión, así como disponer de elementos de comparación con otras organizaciones. Asimismo puede ser utilizado como guía para la definición y despliegue de la Estrategia de las Organizaciones, así como para identificar sus objetivos y las capacidades y recursos necesarios para alcanzarlos. El Modelo EFQM puede ser aplicado a nivel de microgestión, de meso o de macrogestión, aportando en el caso de su aplicación a nivel del Centro de Salud una sistemática para identificar fortalezas y debilidades de estos. Sin embargo, lo que resulta chocante, y por eso pienso que la utilización del EFQM en los Contrato Programa de Gestión se realiza de forma torticera, es que el Modelo EFQM se aplique exclusivamente a nivel de microgestión y no se aplique a nivel de macro y mesogestión. Cuesta entender que se aplique a un Centro de Salud con muy poca capacidad de gestión y que no se aplique a nivel de la Gerencia de Atención Primaria y a toda la Consejería de Sanidad. Esa forma de entender la gestión ya sabemos que conduce rápidamente a aplicar distintas varas de medir, a aplicar el estrecho del embudo para los demás y el ancho para uno mismo. El Modelo EFQM de excelencia es una excelente herramienta de evaluación, que utilizado correctamente nos permite visualizar a vista de pájaro el conjunto de la organización, sin perder los detalles relevantes de los elementos que la componen, que nos permite apreciar aspectos destacables y elementos susceptibles de mejora tanto a nivel de macrogestión como de microgestión. Pero el Modelo EFQM constituye una herramienta imperfecta para visualizar la realidad sino se aplica a toda la organización, y en esas circunstancias la realidad tiende a distorsionarse más que a observarse.  Siendo importante la evaluación de las partes, de cada uno de los Centros de Salud, no nos debería preocupar mas la "salud del sistema” que la de cada una de las organizaciones que lo componen. ¿Por que la aplicación del Modelo EFQM no se despliega a nivel de la Direccion General-Gerencia de Atención Primaria, a nivel de cada una de las macroestruturas de gestión,  o mejor aun a nivel de toda la Consejería de Sanidad? ¿Se puede liderar el Modelo EFQM sin predicar con el ejemplo?


EFQM



Aplicación del Modelo EFQM al Contrato Programa de Gestión de Atención Primaria

Analizo a continuación algunos ejemplos, en los que cabe apreciarse una importante disociación entre los principios que propugna el Modelo EFQM y la adaptación que de este se hace en el Contrato Programa de Gestión (CPG) que la Direccion General-Gerencia de Atención Primaria del SERMAS propone a los Centros de Salud, y en los cuales sustento mi opinión de aplicación torticera del Modelo EFQM en Atención Primaria.

Liderazgo

Frente a los criterios y subcriterios que propone el Modelo EFQM, y sobre los que sería muy deseable que se evaluaran  nuestros directivos, como por ejemplo, si los directivos son accesibles y escuchan activamente a los profesionales, si comunican la visión, misión, planes y objetivos y como lo hacen, si difunden las mejores prácticas dentro de la organización, si apoyan a las personas en la realización de sus planes, de cómo animan a las personas a participar en las actividades de mejora, de cómo reconocen a los profesionales, de cómo aseguran la implantación de un sistema de gestión por procesos, de cómo implantan un proceso para la mejora de los resultados clave, etc., el CPG lo resuelve con el siguiente criterio: "Actualización del documento de asunción de responsabilidades, implicación de los profesionales y organización del centro", indicando que este documento sea conocido y aceptado por “todos” los miembros del CS, y empleando como sistema de evaluación un simple: Si/No, ¿Realmente alguien puede pensar que evaluando a los directores de Centros de Salud con dicho criterio nos aproximamos al enfoque del Modelo EFQM sobre la evaluación del liderazgo? 

No parecería más razonable que los objetivos y evaluación del liderazgo de los directivos de la Atención Primaria se iniciara en el nivel de la Direccion General/Gerencia de Atención Primaria. Sin duda el liderazgo del director de un Centro de Salud también debería evaluarse, pero a través de acciones mucho más concretas. Lógicamente no me corresponde en este breve análisis indicar que acciones concretas se deberían evaluar.

Estrategia

Frente a los tres subcriterios que propone el modelo EFQM, el CPG utiliza un único criterio: Que el Centro de Salud haya elaborar un “Plan” de actuación para la consecución del Contrato de Gestión, que es evaluado simplemente como SI/NO. No sería mas razonable hacernos preguntas como: ¿Tiene la Dirección General/Gerencia de Atención Primaria un Plan Estratégico? ¿Cómo se evalúa? Cuál es el Plan Estratégico de implantación del Contrato de Gestión? No parece más razonable que la Dirección General/Gerencia de Atención Primaria diseñara ese Plan, y a los CS se les evaluara el desarrollo concreto de acciones de dicho Plan. 

Personas (Profesionales)

De los múltiples aspectos que de este criterio se evalúan en el Modelo EFQM, como por ejemplo utilización de  encuestas a los profesionales, evaluación del desempeño profesional, como se motiva a los profesionales, participación del equipo en la definición del perfil de las personas a contratar (sustituciones, refuerzo, interinidades, nuevas contrataciones), carrera profesional, política de traslados y movilidad, implicación y asunción de responsabilidades por parte de los profesionales, diálogo entre los profesionales y la organización, etc., En el CPG solo se contempla si existe o no un “Plan de Formación Continuada del Centro de Salud”. Resulta que la Direccion General-Gerencia de Atención Primaria no dispone de un Plan de Formación Continuada a fecha de hoy, enunciar unas líneas estratégicas de formación que yo sepa no es un Plan de Formación,  y se pide a los Centros de Salud que elaboren un “Plan de Formación Continuada”. Si, digo bien, no me he equivocado en el término. Se nos pide un Plan de Formación Continuada con todos sus aspectos formales: Justificación, detección de necesidades, objetivos generales, específicos, actividades, organización de las actividades, evaluación, etc.  ¿Saben nuestros directivos exactamente lo que significa un Plan? No parece mucho más razonable que fuese la Dirección General/Gerencia de Atención Primaria la que diseñara ese Plan de Formación Continuada, de acuerdo a una detección de necesidades y líneas estratégicas, y los Centros de Salud indicasen aquellas actividades que en los mismos se van a desarrollar. Salvo que las funciones de las organizaciones se inviertan y con ellas los nivel clásicos de planificación (normativo, estratégico, táctico y operativo), el nivel de planificación que le corresponde a un Centro de Salud es de tipo operativo o como mucho el táctico, correspondiendo a ese nivel la organización de actividades, o como mucho la elaboración de programas. A este paso, en el próximo contrato de gestión a los Centros de Salud se les va a pedir la  planificación normativa, las leyes que rijan la Atención Primaria. 

Procesos

La gestión por procesos es un elemento clave en el modelo EFQM, por su función de nexo de unión entre Agentes y Resultado. Sin embargo es uno de las dimensiones con más debilidades del CPG.  La gestión y mejora de procesos se sitúa como uno de los pilares sobre los que se asienta la gestión de la calidad total, y es una de las principales palancas del cambio: La gestión de procesos orientados al usuario al tiempo que responden a las evidencias científico técnicas, constituye una de las piezas clave para el funcionamiento de una organización con la máxima eficacia y eficiencia. En este contexto, en las organizaciones sanitarias el proceso asistencial se convierte en el núcleo central del Modelo EFQM de excelencia, siendo el nexo de unión entre profesionales y ciudadanos; es a este nivel donde la correcta integración de las necesidades y expectativas de los usuarios, la evidencia científica disponible sobre la eficiencia y la seguridad de un procedimiento clínico concreto, por una parte, por otra, el necesario soporte organizativo, mediante la estandarización de la práctica clínica, a través del uso de protocolos, guías de práctica clínica, vías clínicas, etc., deben permitir evolucionar  a las organizaciones sanitarias hacia la excelencia. 

Pues bien de los distintos aspecto que se pueden evaluar en el Modelo EFQM, como por ejemplo como se determinan las necesidades, expectativas actuales o futuras de los usuarios, como se utiliza dicha información para desarrollar nuevos servicios o mejorar los ya existentes, como se diseñan y desarrollan nuevos servicios con grupos colaboradores (sociedades profesionales, asociaciones, entidades), como se informa y comunica a los usuarios reales y potenciales sobre los servicios que presta el centro, como se han identificado los procesos clave del centro, metodología empleada en su diseño, evaluación y mejora continua, etc., no se contempla ninguno y solo se hace referencia a la evaluación de algún indicador de  procedimientos o protocolos.  No parece razonable simular implantar el modelo de evaluación EFQM en el CPG y no diseñar los procesos ajustadandose a las bases metodológicas del diseño de procesos que propugna el Modelo EFQM.

Resultados en clientes

Los criterios que se utilizan en el Modelo EFQM son múltiples, medidas de percepción de los clientes/usuarios, como por ejemplo calidad en el trato de los distintos profesionales, información proporcionada por los distintos profesionales, tiempo de espera y atención, tiempo de respuesta del área administrativa, confianza, capacidad técnica, gestión de reclamaciones y sugerencias/felicitaciones, indicadores de accesibilidad telefónica, cambios de médico/centro, listas de espera del centro, listas de espera para interconsultas y pruebas diagnósticas, etc. Sin embargo, en el CPG los indicadores son meramente testimoniales, claramente insuficientes, y con muy poco énfasis en la representatividad de la muestra a nivel de Centro de Salud. ¿Deseamos realmente conocer la opinión de la población que atendemos? Hay una máxima que creo que es bastante certera: Dime como me evalúas y te diré como trabajo. Mientras las organizaciones sanitarias no hagan mas énfasis en la evaluación de la satisfacción de usuario, el usuario no será el centro del sistema. El sistema seguirá orientado hacia la enfermedad y no al enfermo. 

Resultados en personas (profesionales)

De los múltiples aspecto que se pueden evaluar utilizando el Modelo EFQM sobre satisfacción de los profesionales, el CPG solo evalúa el "Porcentaje de profesionales sanitarios y no sanitarios formados en líneas estratégicas de la Atención Primaria, pero ojo utilizando como numerador para medir profesionales formados en líneas estratégicas el “número de profesionales que han realizado al menos un curso relacionado con líneas estratégicas de la Organización”. Esto resulta claramente insuficiente. Por favor cambien el nombre del indicador y que exprese los que realmente mide. También sorprende que en el CPG sea lo mismo que esas actividades sean organizadas e impartidas por profesionales del centro, que las financiadas y promovidas por otros proveedores con posibles conflictos de intereses, como es el caso de la industria farmacéutica.  Sin embargo, otros aspectos como por ejemplo porcentaje de profesionales que participan activamente en la Formación Continuada del centro (presentación de sesiones, etc.), porcentaje de satisfacción de los profesionales, porcentaje de profesionales que participan o forman parte de grupos de trabajo, tasa de absentismo y bajas por enfermedad, quejas de profesionales, etc., no se tienen en cuenta. Más bien parece que con el enfoque del CPG no se quiere oír a los profesionales.

Resultados clave 

Es el apartado mas desarrollado y con mas fortalezas del CPG, muchos de los criterios e indicadores utilizados proceden o han sido adaptados del sistema de evaluación de la antigua Cartera de Servicios. Si bien no dispongo de la suficiente información para conocer si los objetivos propuestos sobre estos indicadores a los Centros de Salud resultan razonables o es cuestión de habilidades de negociación. Además se están levantando voces que cuestionan la fiabilidad de los sistemas de información automática de Madrid AP, aspecto este que debería aclarase sin dilación.   

Conclusiones

La crisis del sistema sanitario afecta más al sistema en su conjunto que a las organizaciones que lo componen, centros de salud, hospitales, etc. Las palancas del cambio "caen más allá" del CPG de un centro de salud, fundamentado el CPG más en palabras que en hechos y alejado de la realidad de la Atención Primaria y promoviendo en los centros de salud acciones estrategias (Planes) desproporcionadas a la capacidad de decisión que tienen los centros y no ajustadas al tiempo de dedicación del que se dispone en los centros de salud para actividades no asistenciales. Se está perdiendo la oportunidad de aplicar el Modelo EFQM a la Atención Primaria, a todas las estructuras físicas y funcionales de planificación y provisión de servicios en su conjunto,  con el riesgo de que una utilización torticera del Modelo EFQM pueda convertir a este en una mala herramienta de gestión.  

lunes, 21 de mayo de 2012

Prueba de normalidad. Comparación de medias: T de Student con SPSS.


El objetivo de la 11ª unidad del Curso Básico de Metodología de Investigación con SPSS y EPIDAT es aprender a realizar mediante SPSS la prueba de Kolmogorov–Smirnov para determinar si una variable se ajusta a una distribución normal y realizar la prueba de la T de Student para comparación de medias. 

lunes, 14 de mayo de 2012

Micosis superficiales: Dermatofitosis (Tiñas)

RESUMEN

En los países desarrollados la mayoría de las infecciones micóticas de la piel son producidas por hongos pertenecientes a los géneros Malassezia, Candida y Dermatofitos.  La pitiriasis versicolor y las infecciones cutáneas por cándida  son tratadas en otros posts. 

En este post se revisa la etiología, epidemiología, diagnóstico y tratamiento de las dermatofitosis o tiñas mas frecuentes atendida por el médico de Atención Primaria, infecciones causadas por dermatofitos, un grupo de hongos capaces de invadir e infectar los tejidos queratinizados, pelo, piel y uñas, gracias a la queratinasa que poseen, tanto del hombre como de algunos animales. Las infecciones que producen son generalmente superficiales y afectan fundamentalmente al estrato córneo de la piel y anejos, variando su expresión clínica  dependiendo de la región afectada.. 

ETIOLOGÍA Y EPIDEMIOLOGÍA

La incidencia y aislamiento de las distintas especies de dermatofitos varía mucho de unas regiones a otras del mundo estando influída por múltiples factores como: edad, sexo, grupo étnico, hidratación, humedad, poder patógeno, resistencia del huésped, fuente de infección , etc. 

Los dermatofitos se clasifican en tres géneros: Epidermophyton, Microsporum y Trichophyton, si bien hay reconocidas más de 40 especies, de las que alrededor de una docena son patógenas para el hombre. Clásicamente, la denominación de las infecciones causadas por dermatofitos ha estado relacionada con las localizaciones anatómicas involucradas. En nuestro medio, el agente etiológico más frecuentemente implicado es T. rubrum, seguido de T. mentagrophytes y M. canis; T. rubrum es la especie más frecuente causante de tinea pedis, tinea ungium, tinea cruris y tinea corporis en el mundo. Aunque en la actualidad la incidencia de tinea capitis ha descendido considerablemente en los países desarrollados, se ha observado un incremento de los casos de tinea pedis y onicomicosis. Además, las nuevas migraciones han reintroducido especies antropofílicas (T. tonsurans) en países con escasa prevalencia para esta especie. La distribución del resto de especies varía en función de la localización geográfica. 

La etiología de las dermatofitosis según las localizaciones anatómicas mas frecuentemente involucradas es:
  • Tinea capitis: Habitualmente es causada por especies de Microsporum y Trichophyton, siendo M. canis la especie mayoritaria. Es poco frecuente en países desarrollados, aunque algunos autores sostienen que es la micosis infantil más frecuente. También son frecuentes T. violaceum, T. tonsurans, T. soudanense y M. audouinii. 
  • Tinea barbae: Está causada frecuentemente por especies zoofílicas de Trichophyton, sobre todo T. mentagrophytes.
  • Tinea corporis: Los principales dermatofitos implicados son T. rubrum, M. canis, T.  mentagrophytes y T. tonsurans
  • Tinea cruris: Los patógenos causantes más comunes son T. rubrum y E. foccosum
  • Tinea manuum: La mayoría de los casos están causados por Trichophyton rubrum
  • Tinea pedís: Las especies implicadas más frecuentemente son T. rubrum, T. mentagrophytes var. interdigitale y Epidermophyton floccosum
  • Tinea ungium: Así se denomina la invasión de la uña por un dermatofito, mientras que cuando ésta está producida por un hongo no dermatofito se denomina onicomicosis, aunque este último término se emplea para la infección fúngica de las uñas en general. T. rubrum y T. mentagrophytes var. interdigitale son las especies más frecuentemente implicadas.
La infección, con un periodo de incubación de 2-3 semanas, ocurre por contacto con artroesporas (esporas asexuadas que se forman en las hifas de la fase parasitaria) o conidias (esporas sexuadas o asexuadas que se forman en la etapa ambiental en “estado libre”), trasmitidas entre huéspedes, en general, por contacto directo con un huésped sintomático o asintomático, o por contacto directo o aéreo con sus pelos o escamas de la piel. Las esporas infecciosas del pelo o las escamas dérmicas pueden permanecer viables durante varios meses a años en el medioambiente Los fomites, como cepillos y máquinas de cortar el pelo, pueden jugar un papel importante en la transmisión.  Algunos dermofitos, como M. nanum y M. gypseum se adquieren directamente de la tierra y no a través de otro huésped.

CLÍNICA

Las manifestaciones clínicas puede variar, dependiendo de la región afectada. El prurito es el síntoma más frecuente. Las lesiones de la piel, en general, se caracterizan por una inflamación que es más grave en los bordes, con eritema, descamación y, ocasionalmente, la formación de ampollas. 

Tiña del cuero cabelludo 

Querion de Celso: Tiña tonsurante o no inflamatoria, que afecta fundamentalmente a niños y provoca alopecia no cicatricial, es decir reversible. Comienza como una pequeña pápula, que se extiende para formar  escamas, irregulares o zonas bien delimitadas de alopecia. Es frecuente la presencia de adenopatías cervicales y occipitales.
Tiña del cuero cabelludo


Favus: También es posible observar un querion o masa inflamada con un componente pustuloso importante; a esta reacción en general le sigue la cicatrización. Las lesiones supurativas, en general, se observan cuando la infección es causada por dermatofitos zoofílicos.
Tiña capitis inflamatoria

Tiña corporal o herpes circinado

La tiña corporal ocurre en el tronco, las extremidades y el rostro. Se caracteriza por una sola lesión o múltiples lesiones anulares escamosas con un borde eritematoso, escamoso y  levemente elevado, márgenes bien definidos y una zona clara en el centro. En los bordes de la lesión se pueden encontrar pápulas, pústulas o vesículas foliculares. Las lesiones son variablemente pruriginosas. En muchas personas, la tiña corporal no tratada se resuelve en varios meses.
Herpes circinado


Tiña de la barba

La tiña de la barba es una infección del pelo y de la piel de la barba y la zona del bigote y, en general, se observa en los hombres. Las lesiones pueden incluir descamación, pústulas foliculares y eritema. La tiña de la barba se presenta en raras ocasiones, siendo la mayoría de las infecciones cutáneas localizadas en la zona de la barba causadas por bacterias y no por hongos.


Tiña facial

La tiña facial se observa en las partes lampiñas del rostro. Las lesiones son generalmente pruriginosas; empeorando este después de la exposición a la luz solar. Algunas lesiones se parecen a las de la tiña corporal; otras pueden tener muy pocas o ninguna escama o bordes elevados. En algunos casos, las áreas de eritema son indistintas. Debido a la presentación atípica, la tiña facial muchas veces se confunde con otras enfermedades de la piel que afectan a la cara.

Tiña crural o “eccema marginado de Hebra”

Es la infección de las ingles, áreas perianal y perineal y, ocasionalmente, la parte superior de los muslos, frecuente en varones adultos. Las lesiones suelen ser bilaterales y asimétricas y se extienden distalmente desde la cara interna de los muslos. También es conocida como “eccema marginado de Hebra”. Los síntomas incluyen ardor y prurito. Se encuentran pústulas y vesículas en los bordes activos del área infectada, junto con maceración, sobre una lesión de base roja, escamosa y con bordes elevados.
Eccema marginado de Hebra

Tiña del pie 

Más conocida como “pie de atleta”, afecta al pie, especialmente a la planta y dedos. La forma clínica más frecuente es la intertriginosa con maceración, descamación y formación de fisuras, especialmente en el 4.º espacio interdigital. Otra forma de presentación es la forma hiperqueratósica, con finas escamas grisáceas que cubren la planta, el talón y ambos lados del pie (tiña en mocasín).
Pie de atleta
Tiña en mocasin


Tiña de la mano 

La tiña de la mano es una infección dermatofítica que aparece en una mano o, en ocasiones, en ambas manos. En esta afección, las palmas se vuelven levemente secas, escamosas y eritematosas. Con mayor frecuencia, es causada por dermatofitos antropofílicos (estos casos pueden ocurrir como una generalización del pie de atleta), pero en ocasiones puede ser causada por microorganismos zoofílicos.

Tina ungueal 

Así se denomina la invasión de la uña por un dermatofito, mientras que cuando ésta está producida por un hongo no dermatofito se denomina onicomicosis, aunque este último término se emplea para la infección fúngica de las uñas en general. La afectación puede ser subungueal (distal y proximal) o superficial (leuconiquia tricofítica). Se caracteriza por uñas engrosadas, descoloridas, rotas y distróficas. La superficie de la uña puede separarse del lecho ungueal.
Onicomicosis


DIAGNÓSTICO

El diagnóstico de las dermatofitosis es habitualmente clínico, pudiendo confirmarse mediante  pruebas complementarias (examen microscópico y cultivo). El examen clínico mediante la Luz de Wood, una luz ultravioleta de longitud de onda larga, puede detectar la fluorescencia en algunos dermatofitos. El examen microscópico con hidróxido de potasio (KOH) puede detectar hifas y conidias en muestras de piel y pelo. Se necesita realizar cultivos micóticos para identificar el microorganismo. También se realizan biopsias de piel y de uñas.

TRATAMIENTO

Tratamiento tópico

La mayoría de las dermatofitosis vistas en Atención Primaria, excepto las del cuero cabelludo y las de las uñas, son leves y a menudo curan con cremas de antimicóticos. Los principios activos de las medicaciones antifúngicas tópicas mas frecuentemente utilizadas son el clotrimazol, miconazol y ketoconazol. Habitualmente, las cremas se aplican dos veces al día y el tratamiento debe prolongarse por lo menos de 7 a 10 días después de que la erupción haya desaparecido por completo. Si se interrumpe la aplicación del tratamiento precozmente, la infección puede no haberse erradicado completamente y reaparecer la erupción. También hay que saber y explicar la paciente que pueden transcurrir varios días antes de que el tratamiento antifúngico tópico surta efecto.

Se debe recomendar, como medida coadyuvante, mantener las zonas infectadas limpias, lavándolas frecuentemente con agua y jabón y secarlas bien a continuación 

Si una infección micótica de la piel supura, es posible que también haya podido desarrollarse una infección bacteriana, requiriéndose tratamiento con antibióticos topicos. 

Aunque en general, el tratamiento de primera elección de las micosis ungueales es la terbinafina via oral, el tratamiento con antifúngicos tópicos, en forma de lacas, puede ser eficaz en algunas tiñas ungueales, en especial cuando la afectación la parte proximal no se encuentra comprometida (Ciclopirox  8%, 1 aplicación/24 h durante 3-6 meses según se trate de unas de las manos o pies, o amorolfina 5%, 1-2 aplicaciones semana,  6 meses (manos) o 9 meses (pies), limando previamente bordes y superficie ungueal). 

Tratamiento sistémico

El tratamiento sistémico es más efectivo que el tópico y se aplicará en los casos de tiña capitis, tiña de la barba, tiña ungueal  y otras dermatofitosis con lesiones extensas, hiperqueratósicas, gran componente inflamatorio, etc. 

Griseofulvina: tiene una eficacia sobradamente conocida y se ha utilizado como referencia frente a otros antifúngicos, siendo el fármaco de elección en la tiña del cuero cabelludo y de la barba. La dosis normal es de 250-500 mg / 12 horas o 125 mg / 6 horas conjuntamente con las comidas. En niños, normalmente 10 mg / Kg / día en dosis fraccionadas. La duración del tratamiento será de cuatro semanas o en algunos casos hasta la curación clínica de la afección. Entre los efectos secundarios destacan cefalea, trastornos gástricos, fotosensibilidad, erupciones y leucopenia.

Terbinafina: Es el tratamiento de elección en la tiña ungueal, 250 mg 1 vez / día 6 semanas en tiña de las uñas de manos y 12 semanas en tiña de unas de los pies. También es una alternativa al tratamiento con griseofulmina de la tiña capitis, y una de sus principales ventajas es que no inhibe la vía del citocromo p450, a tener en cuenta en pacientes polimedicados.

Itraconazol: Estudios recientes han demostrado que la administración de 200 mg, 1 vez / día durante 7 días o 100 mg 1 vez / día durante 15 días resulta eficaz en el tratamiento de la tinea pedis recalcitrante. También es una alternativa de segunda elección a la terbinafina en la tiña ungueal, 200 mg / 12 h, 1 semana al mes durante 2-3 meses (manos) o 3-4 meses (pies).

Fluconazol: Es un fármaco de segunda elección en el tratamiento de las micosis ungueales, administrado 150 mg/semana durante 3-4 meses respectivamente según sean unas de manos o pies.

Bibliografía recomendada

  1. Amichai B, Nitzan B, Mosckovitz R, et al. Iontophoretic delivery of terbinafine in onychomycosis: a preliminary study. Br J Dermatol. 2010;162:46-50.
  2. Baran R, Tosti A, Hartmane I, et al. An innovative water-soluble biopolymer improves efficacy of ciclopirox nail lacquer in the management of onychomycosis. J Eur Acad Dermatol Venereol. 2009;23:773-781.
  3. Bell-Syer SE, Hart R, Crawford F, et al. A systematic review of oral treatments for fungal infections of the skin of the feet. J Dermatolog Treat. 2001;12:69-74.
  4. Chang, CH, Young-Xu Y, Kurth T, et al. The safety of oral antifungal treatments for superficial dermatophytosis and onychomycosis: a meta-analysis. Am J Med. 2007;120:791-798.
  5. Crawford F, Hollis S. Topical treatments for fungal infections of the skin and nails of the foot. Cochrane Database Syst Rev. 2007;(3):CD001434.
  6. Crawford F, Young P, Godfrey C, et al. Oral treatments for toenail onychomycosis: a systematic review. Arch Dermatol. 2002;138:811-816 
  7. Drake LA, Dinehart SM, Farmer ER, et al. Guidelines of care for superficial mycotic infections of the skin: tinea corporis, tinea cruris, tinea faciei, tinea manuum, and tinea pedis. Guidelines/Outcomes Committee. American Academy of Dermatology. J Am Acad Dermatol. 1996;34:282-286.
  8. Elewski BE. Treatment of tinea capitis: beyond griseofulvin. J Am Acad Dermatol. 1999;40(6 pt 2):S27-S30.
  9. Faergemann J, Baran R. Epidemiology, clinical presentation and diagnosis of onychomycosis. Br J Dermatol. 2003;149(suppl 65):1-4.
  10. Friedlander SF. The optimal therapy for tinea capitis. Pediatr Dermatol. 2000;17:325-326.
  11. Gonzalez U, Seaton T, Bergus G, et al. Systemic antifungal therapy for tinea capitis in children. Cochrane Database Syst Rev. 2007;(4):CD004685.
  12. Gupta AK, Adam P, Dlova N, et al. Therapeutic options for the treatment of tinea capitis caused by Trichophyton species: griseofulvin versus the new oral antifungal agents, terbinafine, itraconazole, and fluconazole. Pediatr Dermatol. 2001;18:433-438. 
  13. Gupta AK, Cooper EA, Bowen JE, et al. Meta-analysis: griseofulvin efficacy in the treatment of tinea capitis. J Drugs Dermatol. 2008;7:369-372.
  14. Gupta AK, Fleckman P, Baran R. Ciclopirox nail lacquer topical solution 8% in the treatment of toenail onychomycosis. J Am Acad Dermatol. 2000;43(4 suppl):S70-S80.
  15. Gupta AK, Jain HC, Lynde CW, et al. Prevalence and epidemiology of unsuspected onychomycosis in patients visiting dermatologists' offices in Ontario, Canada - a multicenter survey of 2001 patients. Int J Dermatol. 1997;36:783-787.
  16. Hart R, Bell-Syer SE, Crawford F, et al. Systematic review of topical treatments for fungal infections of the skin and nails of the feet. BMJ. 1999;319:79-82.
  17. Higgins EM, Fuller LC, Smith CH. Guidelines for the management of tinea capitis. British Association of Dermatologists. Br J Dermatol. 2000;143:53-58.
  18. Hinojosa JR, Hitchcock K, Rodriguez JE. Clinical inquiries. Which oral antifungal is best for toenail onychomycosis? J Fam Pract. 2007;56:581-582.
  19.  Jahangir M, Hussain I, Ul Hasan M, et al. A double-blind randomized comparative trial of itraconazole versus terbinafine for 2 weeks in tinea capitis. Br J Dermatol. 1998;139:672-674.
  20. Korting HC, Kiencke P, Nelles S, et al. Comparable efficacy and safety of various topical formulations of terbinafine in tinea pedis irrespective of the treatment regimen: results of a meta-analysis. Am J Clin Dermatol. 2007;8:357-364.
  21. Macura AB. Dermatophyte infections. Int J Dermatol. 1993:32:313-323.
  22. Roberts DT, Taylor WD, Boyle J; British Association of Dermatologists. Guidelines for treatment of onychomycosis. Br J Dermatol. 2003;148:402-410.
  23. Scher RK, Baran R. Onychomycosis in clinical practice: factors contributing to recurrence. Br J Dermatol. 2003;149(Suppl 65):5-9.
  24. Sigurgeirsson B, Olafsson JH, Steinsson JB, et al. Long-term effectiveness of treatment with terbinafine vs. itraconazole in onychomycosis: a 5-year blinded prospective follow-up study. Arch Dermatol. 2002;138:353-357.
  25. Tey HL, Tan AS, Chan YC. Meta-analysis of randomized, controlled trials comparing griseofulvin and terbinafine in the treatment of tinea capitis. J Am Acad Dermatol. 2011;64:663-670.
  26. Trivedi NA, Shah PC. A meta-analysis comparing efficacy of continuous terbinafine with intermittent itraconazole for toenail onychomycosis. Indian J Dermatol. 2010;55:198-199.
  27. Zhang AY, Camp WL, Elewski BE. Advances in topical and systemic antifungals. Dermatol Clin. 2007;25:165-183.


lunes, 7 de mayo de 2012

Análisis estratificado con SPSS.


El objetivo de la 10ª unidad del Curso Básico de Metodología de Investigación con SPSS y EPIDAT es presentar el concepto de factor de confusión y a cómo controlar los  factores de confusión en la fase de análisis estadístico de un estudio de investigación mediante el análisis estratificado. 

Ratings and Recommendations by outbrain