Ir al contenido principal

Inmunodeficiencias: Aspectos prácticos para el médico de familia

DEFINICIÓN Y ETIOPATOGENIA

Las inmunodeficiencias son procesos patológicos relacionados con la insuficiencia del sistema inmunológico. Según su etiología se clasifican en:
  • Primarias: Las inmunodeficiencias primarias (congénitas) son muy raras, siendo su causa un defecto del sistema inmunológico determinado genéticamente: trastorno de la producción de anticuerpos (el más frecuente: inmunodeficiencia común variable), trastornos de la respuesta celular, trastornos de la fagocitosis, deficiencias del complemento y otras muy raras.
  • Secundarias o adquiridas: Causadas por la acción de factores externos o por una enfermedad. Suelen tener un carácter mixto (defecto de la inmunidad especifica (humoral y celular) e inespecífica (por ejemplo, trastornos del sistema de complemento). Las causas principales son: tratamiento inmunosupresor, infecciones (VIH, sarampión, herpes simple, bacterias (incluidas las micobacterias) y parasitos (paludismo), leucopenias, neoplasias (LLC, linfoma de Hodgkin, gammapatías monoclonales, neoplasias sólidas), trastornos metabólicos (diabetes, insuficiencia renal, insuficiencia hepática, desnutrición), enfermedades autoinmunes (LES, AR, síndrome de Felty), quemaduras, factores ambientales (radiación ionizante, compuestos químicos), embarazo, estrés, ausencia del bazo (asplenia congénita o tras una esplenectomía) o su disfunción (asplenia funcional: hipoesplenismo, en el curso de varias enfermedades con afectación del bazo), cirrosis hepática, envejecimiento.
MANIFESTACIONES CLINICAS

La forma de presentación más frecuente de las inmunodeficiencias son las infecciones frecuentes, crónicas y recurrentes. Mucho menos frecuentes son los síntomas atribuidos a trastornos autoinmunes. Las infecciones tienen un curso grave, a veces atípico y largo, con resistencia a los antibióticos. Suelen ser causadas por microorganismos que en personas sanas raramente producen infección, p. ej. Mycobacterium avium, Cryptosporidium parvum, CMV, Candida albicans. En las inmunodeficiencias por alteración de la inmunidad humoral son características las infecciones recurrentes de las vías respiratorias y de los senos paranasales, provocadas por bacterias encapsuladas (p. ej. Haemophilus influenzae, Streptococcus pneumoniae), siendo frecuentes los falsos negativos en las pruebas serológicas lo que dificulta el diagnóstico. También es frecuente que se presenten reacciones alérgicas a antibióticos y a alérgenos alimentarios.

DIAGNÓSTICO

Se debe sospechar la presencia de una inmunodeficiencia en cualquier persona que presente infecciones virales y/o bacterianas recurrentes o graves, o infecciones por patógenos oportunistas. se detallan a continuación los síntomas de alarma de inmunodeficiencia en adultos segun dos grupos de expertos:
  • Seis síntomas según la Sociedad Europea de Inmunodeficiencias (ESID) (2008): ≥4 infecciones con necesidad de tratamiento antibiótico (otitis, bronquitis, sinusitis o neumonía) en un año; infecciones recurrentes o infecciones que requieren de tratamiento antibiótico prolongado; ≥2 infecciones bacterianas graves (osteomielitis, meningitis, celulitis, sepsis); ≥2 neumonías confirmadas radiológicamente en 3 años; infecciones de localización atípica o provocadas por patógenos atípicos; presencia de inmunodeficiencia primaria en la familia.
  • Diez síntomas según la Jeffrey Modell Foundation (2013): ≥2 otitis anuales; ≥2 sinusitis anuales en personas sin alergia; 1 neumonía anual durante >1 año; diarrea crónica con pérdida de masa corporal; infecciones víricas recurrentes (rinitis catarral, infecciones por virus Herpes, VPH); necesidad recurrente de antibioticoterapia intravenosa; abscesos profundos en piel u órganos internos recurrentes; infección fúngica prolongada; infecciones por micobacterias atípicas; presencia de inmunodeficiencia primaria en la familia.
Exploración de la inmunidad humoral

1. Pruebas básicas: Electroforesis de proteínas (valoración de gammaglobulinas), concentración de inmunoglobulinas (IgG, IgM, IgA) en suero.
2. Pruebas especializadas: título de anticuerpos específicos (dirigidos contra los antígenos de las vacunas administradas), valorándose la respuesta a las vacunas polisacarídicas y proteínicas, determinación del número de linfocitos B por citometría de flujo, estudio de la síntesis de inmunoglobulinas in vitro en respuesta a la administración de un mitógeno.

Exploración de la inmunidad celular

1. Pruebas básicas: Hemograma con frotis de sangre periférica: valoración del porcentaje de linfocitos y otros leucocitos, determinación del número (subpoblaciones) de linfocitos T y células NK por citometría de flujo, pruebas cutáneas: estudio de hipersensibilidad retardada cutánea (pruebas de la respuesta a la administración intradérmica del antígeno, p. ej. BCG, PPD), pruebas radiológicas para explorar aumento del timo.
2. Pruebas especializadas: determinación del tipo de trastorno funcional de linfocitos T y/o células NK (adenosina desaminasa (ADA), purina nucleósido fosforilasa (PNP), estudio de la capacidad citotóxica de las células NK, estudio de la respuesta proliferativa in vitro a la estimulación con mitógeno o antígeno, estudio de síntesis y secreción de citoquinas en respuesta a la estimulación con mitógeno o antígeno, estudio de la expresión de marcadores de superficie después de la estimulación con mitógeno, estudio con la técnica FISH dirigido a la detección de deleción 22q11 y 10p11.

Exploración de la función de las células fagocíticas

1. Pruebas básicas: Hemograma de sangre periférica con frotis, valoración de la morfología de neutrófilos con la tinción estándar. La observación de los neutrófilos ayuda a diagnosticar enfermedad de Chediak-Higashi.
2. Pruebas especializadas: Prueba de reducción de NBT, quimioluminiscencia (sirve para valorar la intensidad de los procesos oxidativos en las células fagocíticas), evaluación de la presencia de moléculas de adhesión por citometría de flujo, estudios de quimiotaxis, estudios de fagocitosis por citometría de flujo, estudios citoquímicos (actividad de mieloperoxidasa, glucosa-6-fosfato deshidrogenasa), estudio de la actividad bactericida o fungicida y aspirado de médula ósea, que permitirá la valoración cuantitativa y morfológica de la línea mielopoyética.

Exploración del sistema de complemento

1. Pruebas basicas: Estudio de la actividad hemolítica total del complemento (CH50), estudio de la actividad hemolítica de la vía alternativa de activación del complemento (AH50).
2. Pruebas Especializadas: concentración o actividad de los componentes individuales del complemento, actividad quimiotáctica de los productos de fragmentación de componentes del complemento.

TRATAMIENTO

La mayoría de las medicas escapan al control del medico de familia, pero deben ser conocidas:
  • Evitar las situaciones que favorecen la infección.
  • Eliminación de las causas de inmunodeficiencia secundaria.
  • Tratamiento sustitutivo con preparados intravenosos de inmunoglobulinas (IG IV): En inmunodeficiencias que cursan con hipo o agammaglobulinemia. Los preparados para uso intravenoso por lo general contienen ≥95 % IgG y pequeñas cantidades de IgA e IgM. La vida media de las inmunoglobulinas es de aproximadamente 21 días, por lo tanto, se recomienda la administración de IG IV cada 21-28 días para obtener una concentración protectora de IgG (≥500 mg/dl), consiguiéndose alcanzar una concentración protectora de IgG en la mayoría de los enfermos que reciben IG IV 300-600 mg/kg cada 3 semanas o 400-800 mg/kg cada 4 semanas. En enfermos con agammaglobulinemia o hipogammaglobulinemia severa IgG (<200 mg/dl) se debe administrar una dosis inicial de carga 1g/kg. Existen diferencias individuales entre los enfermos en cuanto a la dosis requerida para mantener un título protector de IgG y obtener mejoría clínica, pudiéndose en ocasiones administrar como tratamiento de mantenimiento inmunoglobulinas por via subcutánea (VSc) o IM,  en general 1 × semana en la dosis necesaria para obtener una concentración protectora de IgG.
  • Antibióticos administrados profilácticamente: Amoxicilina (dosis de 500 mg/día  o 250-500 mg 2 comp. × día) o cotrimoxazol (dosis de 160 mg de trimetoprim 1 comp. × día o 80-160 mg 2comp × día), o azitromicina a dosis de 500 mg 1 × semana. Si estos fármacos resultan ineficaces claritromicina a dosis de 500 mg/d o amoxicilina + clavulánico 875 mg o 1000 mg 1comp. × día. Indicaciones: hipogammaglobulinemia severa o moderada, cuando solo la sustitución de IgG no previene infecciones frecuentes; déficit severo de IgA o subclases de IgG que cursa con infecciones frecuentes. Se recomienda la profilaxis de la infección por Pneumocystis jiroveci a los enfermos con inmunodeficiencia combinada severa y en enfermos con tratamiento inmunosupresor intenso.
  • Factores de crecimiento estimulantes de las colonias de granulocitos G-CSF y GM-CSF. Se utilizan en neutropenias, donde pueden acelerar la resolución de la neutropenia de diferentes etiologías (incluida la neutropenia severa congénita, neutropenia cíclica y el SIDA) y disminuir la severidad y duración de una infección. Durante el tratamiento antineoplásico considerar su administración en enfermos con neutropenia con mal estado general y en los que existe un alto riesgo de complicaciones infecciosas, sobre todo si han existido complicaciones infecciosas o procesos febriles con anterioridad al inicio del tratamiento antineoplásico. Preparados de G-CSF: filgrastim a dosis de 3,45-11,5 µg/kg/d VSc, lenograstim, GM-­CSF 300 µg/d.
  • IFN-α y γ: Indicado en defectos congénitos de inmunidad humoral (p. ej. inmunodeficiencia común variable), en defectos de las células fagocitarias (p. ej. enfermedad granulomatosa crónica).
  • Alo-TPH: En algunas deficiencias primarias.
  • Vacunación en enfermos con inmunodeficiencia: Las vacunas vivas atenuadas no deben administrarse a personas con defectos inmunitarios congénitos o adquiridos (en particular de la inmunidad celular), incluidos los pacientes tratados con glucocorticoides a dosis equivalentes >20 mg/d de prednisona durante ≥14 d.
  • Transfusiones de componentes celulares de la sangre: en enfermos con algún defecto de la inmunidad celular transfundir solamente concentrados irradiados de hematíes o plaquetas (para disminuir el número de linfocitos) y estos deben proceder de donantes CMV negativos.
  •  Actuación en asplenia: Como consecuencia del alto riesgo de infecciones bacterianas de curso agresivo y con una mortalidad elevada, se recomienda la administración de vacunas contra bacterias encapsuladas (S. pneumoniae, H. influenzae tipo b, N. meningitidis), así como la vacuna anual contra la influenza. En caso de esplenectomía programada, la vacunación se debe realizar al menos 2 semanas antes de la intervención. Si esto no es posible, se puede poner poco tiempo después de la intervención. En caso de fiebre o escalofríos (síntomas de alarma), la persona con asplenia debe tomar inmediatamente la primera dosis del antibiótico que lleve consigo (amoxicilina con ácido clavulánico, cefuroxima, levofloxacino o moxifloxacino) y acudir al médico. A continuación, debe administrarse antibioticoterapia empírica de amplio espectro (p. ej. ceftriaxona o cefotaxima en combinación con vancomicina).
  • Actuación en la fiebre neutropénica: Los pacientes con neutropenia de alto riesgo en el sistema de puntuación MASCC requieren tratamiento hospitalario y se escapan del objetivo de este post. Los pacientes con ≥21 puntos en la escala MASCC (bajo riesgo), después de realizar al menos dos hemocultivos, pueden iniciar antibioticoterapia empírica de amplio espectro ambulatoriamente (amoxicilina/clavulánico + ciprofloxaciono) siempre que las condiciones lo permitan (buena tolerancia, disponibilidad de seguimiento permanente, conformidad del paciente y del médico).

BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA

  1. Agarwal S, Cunningham-Rundles C. Autoimmunity in common variable immunodeficiency. Curr Allergy Asthma Rep 2009; 9:347.
  2. Arunachalam M, Sanzo M, Lotti T, et al. Common variable immunodeficiency in vitiligo. G Ital Dermatol Venereol 2010; 145:783.
  3. Azar AE, Ballas ZK. Evaluation of the adult with suspected immunodeficiency. Am J Med 2007; 120:764.
  4. Bonilla FA, Khan DA, Ballas ZK, et al. Practice parameter for the diagnosis and management of primary immunodeficiency. J Allergy Clin Immunol 2015; 136:1186.
  5. Boyle JM, Buckley RH. Population prevalence of diagnosed primary immunodeficiency diseases in the United States. J Clin Immunol 2007; 27:497.
  6. Conley ME, Notarangelo LD, Etzioni A. Diagnostic criteria for primary immunodeficiencies. Representing PAGID (Pan-American Group for Immunodeficiency) and ESID (European Society for Immunodeficiencies). Clin Immunol 1999; 93:190.
  7. Cunningham-Rundles C, Bodian C. Common variable immunodeficiency: clinical and immunological features of 248 patients. Clin Immunol 1999; 92:34.
  8. Cunningham-Rundles C. Autoimmune manifestations in common variable immunodeficiency. J Clin Immunol 2008; 28 Suppl 1:S42.
  9. Cunningham-Rundles C. Clinical and immunologic analyses of 103 patients with common variable immunodeficiency. J Clin Immunol 1989; 9:22.
  10. Fernández-Castro M, Mellor-Pita S, Citores MJ, et al. Common variable immunodeficiency in systemic lupus erythematosus. Semin Arthritis Rheum 2007; 36:238.
  11. García JM, Gamboa P, de la Calle A, et al. Diagnosis and management of immunodeficiencies in adults by allergologists. J Investig Allergol Clin Immunol 2010; 20:185.
  12. Gathmann B, Goldacker S, Klima M, et al. The German national registry for primary immunodeficiencies (PID). Clin Exp Immunol 2013; 173:372.
  13. Gathmann B, Grimbacher B, Beauté J, et al. The European internet-based patient and research database for primary immunodeficiencies: results 2006-2008. Clin Exp Immunol 2009; 157 Suppl 1:3.
  14. Gathmann B, Mahlaoui N, et al. Clinical picture and treatment of 2212 patients with common variable immunodeficiency. J Allergy Clin Immunol 2014; 134:116.
  15. Giannouli S, Anagnostou D, Soliotis F, Voulgarelis M. Autoimmune manifestations in common variable immunodeficiency. Clin Rheumatol 2004; 23:449.
  16. Hermaszewski RA, Webster AD. Primary hypogammaglobulinaemia: a survey of clinical manifestations and complications. Q J Med 1993; 86:31.
  17. Holland SM, Gallin JI. Evaluation of the patient with recurrent bacterial infections. Annu Rev Med 1998; 49:185.
  18. Hunter ZR, Manning RJ, Hanzis C, et al. IgA and IgG hypogammaglobulinemia in Waldenström's macroglobulinemia. Haematologica 2010; 95:470.
  19. Michel M, Chanet V, Galicier L, et al. Autoimmune thrombocytopenic purpura and common variable immunodeficiency: analysis of 21 cases and review of the literature. Medicine (Baltimore) 2004; 83:254.
  20. Oksenhendler E, Gérard L, Fieschi C, et al. Infections in 252 patients with common variable immunodeficiency. Clin Infect Dis 2008; 46:1547.
  21. Ong PY, Leung DY. Bacterial and Viral Infections in Atopic Dermatitis: a Comprehensive Review. Clin Rev Allergy Immunol 2016; 51:329.
  22. Quinti I, Soresina A, Spadaro G, et al. Long-term follow-up and outcome of a large cohort of patients with common variable immunodeficiency. J Clin Immunol 2007; 27:308.
  23. Resnick ES, Moshier EL, Godbold JH, Cunningham-Rundles C. Morbidity and mortality in common variable immune deficiency over 4 decades. Blood 2012; 119:1650.
  24. Rosen FS, Cooper MD, Wedgwood RJ. The primary immunodeficiencies. N Engl J Med 1995; 333:431.
  25. Sève P, Bourdillon L, Sarrot-Reynauld F, et al. Autoimmune hemolytic anemia and common variable immunodeficiency: a case-control study of 18 patients. Medicine (Baltimore) 2008; 87:177.
  26. Ten warning signs for primary immunodeficiency in adults. http://www.info4pi.org/aboutPI/index.cfm?section=aboutPI&content=warningsignsadult&CFID=40450642&CFTOKEN=62808651
  27. The 6 warning signs for primary immunodeficiency in adults were developed by the European Society for Immunodeficiencies. Available on the web at http://www.esid.org/workingparty.php?party=3&sub=2id=175.
  28. Yawn BP, Wollan PC, Kurland MJ, et al. Herpes zoster recurrences more frequent than previously reported. Mayo Clin Proc 2011; 86:88.


Comentarios

Post más populares

Eczema dishidrótico e hiperhidrosis

RESUMEN
El eczema dishidrótico es una dermatitis crónica, relativamente frecuente que afecta a las manos y a los pies. Se caracteriza por la aparición de vesículas de 1 a 2 mm, recurrentes y crónicas, en palmas, plantas, y caras laterales de los dedos, acompañadas o incluso precedidas de prurito.  Su etiología es desconocida, sospechándose que interviene la propia sudoración sobre un fondo atópico. También se la denomina dermatitis eczematosa dishidrótica, eczema paráptico o pómpholix, soliendose reservar el términos pómpholix para el subgrupo de pacientes que presentan erupciones agudas de grandes bullas en manos y pies.
La historia clínica y la exploración física suelen ser suficiente para establecer el diagnostico, caracterizándose por presentar las lesiones descritas y seguir un curso cíclico, alternando recurrencias con remisiones, que a menudo se resuelve sin tratamiento.
Algunos pacientes deberán ser tratados para disminuir la duración de las lesiones y prevenir las recurrenci…

Úlceras de la boca

RESUMEN
Las úlceras de la cavidad oral son trastornos frecuentes producidos por una pérdida de solución de continuidad del epitelio de la mucosa oral, acompañado de una pérdida variable del tejido conectivo subyacente, que puede acompañarse de  edema y / o la proliferación de los tejidos circundantes lo que puede conferir a la úlcera un aspecto crateriforme.
En la mayoría de los casos las úlceras orales son transitorias y se resuelven espontáneamente.  Sin embargo, algunas son motivo de consulta médica.  Su diagnóstico, en la mayoría de los casos, se basa en una correcta historia clínica y en el examen físico. Sin embargo, ante la sospecha de neoplasia,  pacientes inmunodeprimidos, (por ejemplo, infección por el VIH, pacientes en tratamiento con quimioterapia, malnutridos, etc.) y ante úlceras crónicas será  necesario realizar una evaluación más amplia.
CLASIFICACIÓN
En función de su duración, las úlceras se clasifican en agudas, se resuelven en menos de 2 semanas y crónicas, aquellas…

Pitiriasis Rosada de Gibert

La pitiriasis rosada de Gibert (PR) es una enfermedad inflamatoria de la piel de etiología desconocida, aunque se sospecha que pueda ser de etiología infecciosa, más frecuente en mujeres y que se presenta como una enfermedad aguda, autolimitada, caracterizada por la aparición de una erupción inflamatoria, inicialmente una sola lesión más grande, la placa heráldica, seguida por pequeñas lesiones ovales papuloescamosas.
Epidemiologia
Se estima que la incidencia de la pitiriasis rosada es de alrededor de 170 por 100.000, con una prevalencia del 0,6% en personas de 10 a 29 años.  Aunque se ha descritos en todas las edades, desde niños hasta ancianos, el 75% de los casos se presentan en pacientes de 10 a 35 años. Es un 50% más común en las mujeres que en los hombres. Las recurrencias son poco frecuentes, aproximadamente en el 2,8% de los casos, la mayoría de los casos pacientes inmunodeprimidos.  Se han descrito casos coincidentes en el mismo domicilio.
Etiología
La causa de la pitiriasis…

Dermatitis seborreica

La dermatitis seborreica es una enfermedad inflamatoria frecuente de la piel, que causa eritema, escamas, costras y caspa, afectando al cuero cabelludo, pliegues nasolabiales y retroauriculares, entrecejo y  región interescapular y  preesternal del torax. 
EPIDEMIOLOGÍA
La dermatitis seborreica es un trastorno común, con una prevalencia de aproximadamente 1-2% en la población general, ligeramente más frecuente en hombres que en mujeres y mas frecuente en la raza negra. Existen tres picos de mayor prevalencia: en la infancia (los primeros tres meses de vida, siendo la manifestación mas frecuente la costra láctea) y en la edad adulta, tras la pubertad, y desde la cuarta a séptima década de la vida.
ETIOLOGÍA
La etiología de la dermatitis seborreica es desconocida. Vario factores se involucran en su etiología: factores genéticos, emocionales, atópicos, neurológicos, bacterianos, hormonales, alimentarios, medicamentosos, estrés y alcoholismo.
Los cambios hormonales, la influencia androgé…

Poliglobulias: Aspectos prácticos para el médico de familia

INTRODUCCIÓN
La policitemia o poliglobulia se define como un aumento en la masa eritrocitaria. Se caracteriza  por un incremento del número de hematíes y/o de la cantidad de hemoglobina por unidad de volumen de sangre. El parámetro hematológico mas apropiado para su valoración es el hematocrito, debiéndose sospechar poliglobulia cuando este se sitúa de forma mantenida dos desviaciones estándar por encima de la media normal: 52% en varones y al 48% en mujeres. En caso de utilizarse la hemoglobina se debe sospechar poliglobulia cuando la hemoglobina es mayor de 18,5 g/dl en varones y de 16,5 g/dl en mujeres.



CLASIFICACIÓN Y ETIOLOGÍA
Es importante diferenciar si la poliglobulia es absoluta, con un aumento real de la masa eritrocitaria, o relativa, en la que hay un incremento de la concentración de hematíes por una pérdida del volumen plasmático, pero la masa eritrocitaria es normal.

Poliglobulia relativa o ficticia 
Es la poliglobulia que se produce por disminución del volumen plasmático,…